Colaboradora Editorial, 

Esmeralda Vílchez Domínguez

@esmeraldavildo

Los periodos vacacionales están repletos de incidentes debidos a la saturación de las aerolíneas. Es entonces cuando los pasajeros y sus incidencias cobran mayor importancia en esta época del año y, como consumidores nos plantamos cómo, dónde y qué podemos o debemos reclamar ante estas situaciones. Además, ciertos casos denotan especial calado por su magnitud o impacto social y, es entonces cuando nos planteamos si sabríamos actuar ante una situación parecida. El caso más reciente es sobre una pasajera a la que la compañía aérea Vueling le impidió el embarque la pasada semana. La mujer denunciaba que el motivo de la negativa a embarcar se debía a su vestimenta, puesto que llevaba un body.

Ante dicha situación, la organización en defensa del consumidor FACUA interpuso una reclamación al respecto contra AESA considerando “aberrante y discriminatoria” la decisión de denegarle el paso al avión por llevar un body escotado. Además, la organización sostiene que no existe ninguna normativa que prohíba expresamente la admisión de los pasajeros por su indumentaria, siempre que la misma no vaya en contra del orden público.

Finalmente, FACUA recuerda a la aerolínea que, según lo dispuesto en el Reglamento Europeo 261/2004: “la denegación de embarque sólo está excusada cuando se dan motivos razonables tales como razones de salud o de seguridad o la presentación de documentos de viaje inadecuados“. Motivos que no se dan en este caso. Por otro lado, la Ley Orgánica 3/2007 señala en su artículo 6 que, “se considera discriminación indirecta por razón de sexo la situación en que una disposición, criterio o práctica aparentemente neutros pone a personas de un sexo en desventaja particular con respecto a personas del otro, salvo que pueda justificarse objetivamente en atención a una finalidad legítima y que los medios para alcanzar dicha finalidad sean necesarios y adecuados“. La aerolínea debe recordar que al suministrar un bien o un servicio está obligada a cumplir con el principio de igualdad en el trato entre hombres y mujeres, evitando en cualquier cado las discriminaciones de ningún tipo por razón de sexo.

Las actitudes llevadas a cabo por Vueling son denigrantes e inadmisibles. Es por ello por lo que se piden sanciones contundentes para que este tipo de situaciones no vuelvan a suceder.

Fuente Institucional. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here