Ornella Díaz González,

Colaboradora de la Redacción editorial.

@Ornelladg4

El Juzgado de lo Penal nº2 de Badajoz dictó el 12 de septiembre de 2019 una sentencia absolutoria de un delito contra la seguridad del tráfico. Los hechos se remontan al 25 de junio de 2019 cuando – por desconocimiento –  el acusado conducía un vehículo que tiene la consideración de ciclomotor y que exige la tenencia de permiso.

En este sentido y tal y como se deriva de la sentencia “la Instrucción 19/ V-134, de la Dirección General de Tráfico de fecha 29 de mayo de 2019 se exige permiso de conducción en los vehículos VMP categoría LE1-A (con motor de hasta 1000 W y velocidad hasta 25 km/h)”. Sin embargo, anteriormente teníamos una primer Instrucción de la Dirección General de Tráfico que no exigía permiso en estos vehículos y otra posterior – la que acabamos de mencionar – que sí lo exige.

En el caso que nos ocupa, el acusado tenía un desconocimiento total de que el vehículo que conducía precisase de permiso; hecho que ha resultado probado en virtud de las pruebas practicadas, esto es:

  • El acusado reiteró en diversas ocasiones que su intención era comprar un vehículo que no necesitase carné, ni seguro
  • Los amigos del acusado, que declararon como testigos y le acompañaron a comprar el vehículo, reiteran lo mencionado por el acusado
  • En el propio establecimiento – estando presentes el acusado y sus amigos – le comunicaron que no era necesaria la obtención de licencia y aportaron un certificado de un Ingeniero Técnico Industrial
  • Los propios agentes de la Policía Local que le dieron el alto ignoraban si el vehículo que conducía precisaba o no de licencia
  • El vehículo circulaba por la acera

A la luz de todo ello, el juzgado estima que “Del conjunto de pruebas anteriores, interpretadas conforme al principio de presunción de inocencia, determinan que quede probado que el acusado ignoraba que dicho vehículo precisase licencia o permiso para su conducción. Se trata de un ámbito de especial complejidad ante el elevado número de vehículos que han comenzado a proliferar (bicicletas con motor, patinetes de muy variadas dimensiones y motores) que hacen comprensible la existencia de áreas dudosas o de poca claridad; especialmente teniendo en cuenta que se han dictado sucesivas normas e instrucciones en sentido distinto”.

El desconocimiento por parte del acusado se puede encuadrar en el artículo 14.1 del Código Penal, esto es, en un error vencible. El acusado pudo haber buscado mejor asesoramiento o incluso, como se menciona en la sentencia “podría haber elevado una consulta expresa en la Jefatura Provincial de Tráfico o ante la Policía Nacional o Local o Guardia Civil”.

En este sentido, de conformidad con el artículo mencionado, la infracción debe castigarse como imprudente. Sin embargo, en este caso se trata de un delito doloso y no se contempla una modalidad imprudente. Por todo ello, se termina por absolver al acusado.

Fuente Institucional: CENDOJ

#ComparteTuCaso #CompartirConocimiento #GlobalEconomistJurist #PremiosEconomitsJurist

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here