STS Cosa Juzgada con efecto negativo: se aprecia identidad subjetiva entre partes distintas si hay comunidad jurídica de objetivos.

Cosa juzgada negativa. Habiendo dos procedimientos en los que físicamente ambas partes demandantes eran diferentes y no fueron partes en los dos procesos, el TS confirma la existencia de identidad subjetiva al existir entre ambas partes “una comunidad jurídica de objetivos”.

 

Redacción editorial,

Pedro Ruiz Sánchez.

@PedroRsz

STS 17/07/2019 Nº Res 430/2019.

GENERAL DE EDIFICIOS Y SOLARES, S.L., (en adelante, “GESS”) vendió “por mitad y en proindiviso” a 1) la sociedad REYAL (en el pleito que comentamos ocupó su posición la sociedad “ALTAMIRA”); y 2) a la sociedad Nuevo Vancogar; una cuota de participación del 79% en el proindiviso de unas fincas que urbanísticamente daban derecho a una parcela residencial (aunque en el momento de la venta la parcela no tenía entidad hipotecaria registral).

En las fincas existían determinadas instalaciones (subestaciones eléctricas) que GESS se había comprometido a desmantelar, obligación que no cumplió.

Nuevo Vancogar interpuso demanda instando la resolución del contrato y pidiendo daños y perjuicios. Aunque se desestimó en primera instancia por sentencia de 22 de junio de 2011, la Audiencia Provincial estimó el recurso de apelación planteado por Nuevo Vancogar y declaró que GESS había incumplido el contrato de compraventa en sentencia de 4 de julio de 2012 (ECLI: ES:APM:2012:13371).

Se formuló recurso de casación, el cual fue inadmitido por ATS de 9 julio 2013.

ALTAMIRA (inicialmente REYAL) inició por su parte procedimiento solicitando que se declarase el incumplimiento de GESS y pidiendo se le condenara al cumplimiento de la obligación y al abono de la pena convencional establecida contractualmente.

En el pleito entre ALTAMIRA y GESS por sentencia de 29 de marzo de 2012 confirmada por sentencia de 25 de enero de 2013 se desestimó la demanda entendiéndose que no había incumplimiento de GESS. Se recurrió ante el TS y la STS 151/2015, de 17 de marzo estimó el recurso por infracción procesal y ordenó devolver los autos a la Audiencia Provincial para que resolviera con libertad de criterio teniendo en cuenta la sentencia firme que declaraba el incumplimiento de GESS dictada con anterioridad en el pleito Nuevo Vancogar Vs. GESS.

La Audiencia Provincial dictó nueva sentencia considerando aplicable el efecto excluyente o negativo de la cosa juzgada y no únicamente el efecto positivo y prejudicial. Consideró, por tanto, que no era posible el cumplimiento forzoso pretendido, pues el contrato de fecha 20 de febrero de 2004 había sido declarado resuelto y no es posible el cumplimiento de un negocio jurídico y resuelto. Tras formularse solicitud de aclaración y subsanación que fue denegada por la AP el caso llega de nuevo al TS.

El TS sumariza que el problema que se plantea es que

“(…) En el primer litigio, cuya sentencia es firme, la parte actora reclamaba como consecuencia de tal incumplimiento la resolución del contrato, y se declaró resuelto por la sentencia firme, mientras que en el presente la parte actora, que no es la misma, reclama el cumplimiento de la obligación y aplicación de la cláusula penal”.

La parte recurrente pretendía que se aplicara el efecto positivo (prejudicial) de la cosa juzgada en cuanto a que la vendedora había incumplido su obligación, y que, sin embargo, la cosa juzgada no se aplicase a la consecuencia pretendida.

El TS entra a dilucidar si la aplicación de la cosa juzgada con efecto negativo es o no adecuada.

En cuanto a la cosa juzgada positiva, como señala la reciente STS de 18 de julio de 2019, Nº RES 445/2019:

“(…) con la cosa juzgada en su vertiente positiva se crea una premisa que vincula a lo que se resuelva en un proceso judicial futuro y para ello no es necesario que el pleito nuevo sea una reproducción exacta de otro precedente, pues no se exige que la identidad se produzca respecto de todos los componentes de los dos procesos. Basta con que se produzca una declaración precedente que actúe como elemento condicionante o prejudicial de la resolución que ha de dictarse en el nuevo juicio

Para apreciar la existencia de cosa juzgada negativa se requiere, sin embargo, un triple requisito de identidad: de objeto y causa de pedir y de identidad de sujetos (identidad subjetiva).

En el caso en cuestión el TS considera existente la identidad objetiva.

Respecto a la identidad subjetiva, y partiendo de que físicamente ambas partes demandantes eran diferentes y no fueron partes en los dos procesos, el TS señala que lo relevante es la “identidad jurídica”, que “se debe identificar con la calidad jurídica del interviniente en el primer proceso, pues lo relevante será la titularidad de la relación jurídica”.

Indica el TS que “se habrán de tener en cuenta razones relativas a la naturaleza del objeto del proceso como a la naturaleza de los vínculos intersubjetivos entre quienes fueron parte en el juicio y los ajenos a él”.

En el supuesto de hecho aprecia el TS la existencia de identidad subjetiva: no existe un doble contrato sino un contrato único en el que ambas partes son compradoras del mismo bien y con el mismo fin, si bien proindiviso. Infiere de la relación contractual la existencia entre las compradoras de “una comunidad jurídica de objetivos” .

Pese a corregir algunos extremos respecto a la condena en costas por existir una estimación parcial de la demanda en cuanto a la apreciación de incumplimiento de GESS, el TS considera que la solución jurídica que adoptó la AP para evitar contradicción entre sentencias fue correcta.

Fuente Institucional: CENDOJ

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here