STS Accidente del asegurado y su cónyuge, interpretación alcance cobertura del seguro de defensa jurídica

TS (Civil): no se puede realizar una interpretación del contrato de seguro contraria a la regla de las cláusulas sorprendentes y de las expectativas razonables del asegurado. Si se aprecia oscuridad en el clausulado de la póliza predispuesto por el asegurador debe interpretarse a favor del asegurado

Redacción editorial, 

Pedro Ruiz Sánchez. 

@PedroRsz 

STS 27/06/2019 Nº Res 373/2019.

La demandante y su esposo resultaron lesionados en un accidente de tráfico en el año 2004. La Compañía Aseguradora asumió la defensa jurídica en virtud de la póliza de seguro suscrita por el esposo.

Se incoaron diligencias penales y la demandante y su esposo procedieron a comunicar a la aseguradora la designación de Abogado de su libre elección. Finalizado el procedimiento, el letrado emitió minuta por sus honorarios extendida a nombre de ambos cónyuges que fue remitida a la Compañía Aseguradora y que esta rechazó por no quedar comprendida en la cobertura.

La demandante ejercita acción contra la compañía aseguradora reclamando el importe cubierto por la póliza de seguro suscrita por su esposo para la defensa jurídica.

La Sentencia de Primera Instancia desestimó la demanda interpretando que, conforme la Póliza, sólo el asegurado tenía reservada la facultad de libre designación de profesionales, condición que no entendió que ostentara la demandante. Tras recurrir la demandante en apelación se desestimó el recurso. Se interpone recurso de casación y extraordinario por infracción procesal ante el TS.

El TS clarifica que nos encontramos ante un seguro de defensa jurídica: (art. 76 a) al 76 g) de la Ley de Contrato de Seguro). A continuación, realiza una interpretación conjunta de las cláusulas de la póliza para determinar si la demandante podía considerarse asegurada.

La póliza, respecto el alcance de la garantía de la defensa jurídica, hacía mención al asegurado, conductor, propietario o tomador del vehículo, así como a sus ascendientes, descendientes y cónyuge de cualquiera de ellos.

Considera el TS que no sería razonable que la mención en la póliza de la libre elección de abogado y procurador para defensa y representación del asegurado no contemplase a la unidad familiar cuando junto al asegurado hubiera sufrido un quebranto de su interés económico en el siniestro.

Se daría el contrasentido de que el asegurado, a quien circunscribe la elección de abogado la parte recurrida, tuviese una dirección letrada y su cónyuge otra (…) con diversidad de criterio a la hora de litigar o transigir sobre el siniestro”.

Además, tal interpretación sería contraria a la regla de las cláusulas sorprendentes y de las expectativas razonables del asegurado. El asegurado, tras la lectura de las personas garantizadas por el contrato:

no podría esperar que él pudiese elegir abogado y su cónyuge no, obligándoles a una doble defensa en un supuesto en que ambos son víctimas de un siniestro en el que la responsabilidad civil es de un tercero”.

El TS aplica la regla de “interpretatio contra preferentem” al apreciar oscuridad en las condiciones predispuestas por el asegurador, y estimada la casación estima la demanda.

 Fuente Institucional: CENDOJ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here