Mª Carmen Salguero Guzmán

Colaboradora de la Redacción Editorial

@MCarmenSalguer1

Desde el 1 de enero de 2020, en caso de nacimiento de hijo o hija, el progenitor distinto a la madre biológica, contará con un permiso de 12 semanas.

Supone una ampliación de cuatro semanas con respecto al permiso que estaba en vigor en 2019 y que culminará en 2021 con la equiparación del permiso por nacimiento a las 16 semanas para los dos progenitores.

Se trata de la modificación introducida por el Real Decreto-Ley 6/2019 de medias urgentes para la garantía de la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación que entró en vigor el pasado mes de abril.

De las 12 semanas de permiso, deberá disfrutar las cuatro primeras de forma ininterrumpida inmediatamente tras el parto, las otras ocho semanas podrán disfrutarse desde la finalización del descanso obligatorio posterior al parto y de manera ininterrumpida, hasta que le hijo o hija cumpla un año.

En 2021, las seis primeras semanas posteriores al parto serán de disfrute obligatorio e ininterrumpido y las diez restantes de cada progenitor se podrán distribuir hasta que el bebé tenga un año.

Así, una vez finalizado el plazo establecido para esta ampliación, supondrá un aumento total de 11 semanas, puesto que anteriormente este permiso tenía una duración total de cinco semanas.

Se trata de un derecho individual e intransferible sin que pueda transferirse al otro progenitor.

Para poder solicitar este permiso, es necesario estar afiliado y dado de alta en la Seguridad Social y tener cubierto un período de cotización de 180 días dentro de los siete años anteriores a la fecha de inicio de dicho permiso o, tener 360 días cotizados a lo largo de su vida laboral con anterioridad a esta fecha.

Esta ampliación del permiso de paternidad supondrá, según los cálculos del Gobierno, un coste total de 336 millones de euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here