Redacción editorial,

 Lara Córdoba Silva.

 @lara_cordo

Resolución de la Dirección General de los Registros y Notariado, publicada en el BOE 7 de agosto. Estimación de recurso interpuesto por notario ante la negativa de la Registradora Mercantil y de Bienes Muebles de Asturias de inscribir los acuerdos adoptados en la junta general de la Sociedad de Responsabilidad Limitada.

El motivo de denegación de la inscripción de la nueva cláusula estatutaria adoptada en dicha junta general en relación a la forma de convocatoria de la junta general adoptada mediante el uso del correo electrónico de los socios no suponiendo una negativa la no confirmación del envío por parte del socio, como así indica la nueva redacción del artículo 21 de los estatutos sociales de la S.L:

Toda Junta General deberá ser convocada por medio de cualquier procedimiento de comunicación, individual y escrita, incluyendo medios electrónicos, (…) en la dirección de correo electrónico facilitada por cada socio y que conste asimismo en el Libro Registro de Socios (con confirmación de lectura teniendo en cuenta que la negativa de confirmación a la petición de lectura del envío del correo de convocatoria producirá los efectos de la misma siempre que no hubiera sido devuelto por el sistema)…”

La argumentación de la DGNR, así y admitiendo la nueva cláusula estatutaria en cuestión está fundamentada en tres aspectos clave como es la interpretación teleológica y sistemática del artículo 173 de la Ley de Sociedades de Capital (LSC) en relación con el artículo 11 quarter de la Ley en cuestión; interpretación conforme a la realidad social de las comunicaciones telemáticas (3.1 del Código Civil y 231-50 del Anteproyecto de la Ley del Código Mercantil) y así como el principio de autonomía de la voluntad de las partes establecido por los socios en la formulación de los estatutos sociales, tal y como indica el artículo 28 LSC.

Y así continua: “Respecto de la prueba de esa recepción, que en el estado actual de los envíos telemáticos puede fácilmente obtenerse (por ejemplo, mediante los sistemas de la denominada «confirmación de entrega», etc.), la concreta disposición estatutaria objeto de la calificación impugnada incluye la confirmación de lectura. Y esta conclusión no puede quedar empañada por el hecho de que se disponga adicionalmente «que la negativa de confirmación a la petición de lectura del envío del correo de convocatoria producirá los efectos de la misma siempre que no hubiera sido devuelto por el sistema», pues interpretada esta disposición en el sentido más adecuado para que produzca efecto (artículo 1284 del Código Civil) únicamente puede entenderse como una vía para que, acreditada en la forma pactada la remisión y recepción de la comunicación telemática, prevalezca tal procedimiento sobre la actitud obstruccionista del socio que se niegue a dicha confirmación de lectura, de suerte que en tal caso incumbirá a dicho socio la prueba de la eventual falta de convocatoria”

Fuente Institucional: BOE.

Imagen: Regents of the Old Men’s AlmsHouse. Frans Hals.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here