Mujer con nikab a la izquierda y prenda de Burka a la derecha

Judit Nieto, 

Colaboradora editorial. 

@judithng9 

 

“Dios es para los hombres y la religión para las mujeres”.

Joseph Conrad , novelista polaco

¿Dónde está realmente la religión en el corazón, o en las rodillas?

Esta es la pregunta que se hizo el gobierno holandés cuando decidió aprobar la famosa “ley antiburka” hace apenas unos días. El dilema entre la religión y la ley ha vuelto para quedarse. La eterna pregunta sobre si una ley nacional puede ser tan poderosa como para influir en las costumbres religiosas ha resucitado en  suelo europeo.

El pasado 1 de agosto entró en vigor sin garantías de aplicación en Holanda la prohibición de llevar burka en los espacios públicos. Esta reciente normativa surgió como un guiño a uno de los partidos holandeses de ultraderecha y ya se ha enfrentado a la resistencia de policías, políticos y empleados públicos.La ley limita el uso de todo tipo de prendas que oculten la cara ya sean pasamontañas, burkas o niqabs en áreas públicas como escuelas, hospitales, transporte público y edificios gubernamentales. Numerosas asociaciones musulmanas ya han advertido de que llevarán este asunto ante el TEDH.

Como consecuencia de esta medida, la policía holandesa ha tenido que modificar en el último momento su interpretación acerca de la nueva “Ley del Burka” que permitía la entrada de mujeres con el velo integral, y con niqab, en comisaría, para que luego pudiesen descubrirse en una sala aparte. No obstante, el ministerio de Interior holandés ha reiterado que los agentes carecen de competencia para “adaptar la legislación” .

No se conoce el número exacto de mujeres que utilizan este tipo de prendas de forma habitual, pero se estima que la cifra de mujeres que portan el burka (que cubre la totalidad de la cara) y el niqab (que deja entrever los ojos) en Holanda,  ronda más o menos a la cifra de 200 personas en un país de 17 millones de personas.

¿A cuánto asciende la multa?

Aquellos que porten las vestimentas prohibidas tendrán la opción de quitárselas o ser sancionados por la Policía, con multas entre 150 y 415 euros.

LOS TIPOS DE VELO QUE EXISTEN EN EL ISLAM Y SU EXPLICACIÓN

Resultado de imagen de burka mujer

El burka​ o burqa (del árabe, برقع burqa`, urdu, بُرقع) puede referirse a dos formas de vestimenta tradicional usadas por mujeres en algunos países de religión islámica, principalmente Afganistán.

  1. La primera y más conocida por este nombre es una prenda que cubre el cuerpo y la cara por completo, a menudo llamada burka completo o burka afgano y que en ocasiones es confundida con el chador (چادر), prenda tradicional iraní, que cubre todo el cuerpo a excepción del rostro.
  2. La segunda, no es estrictamente un burka, sino que es un tipo de velo que se ata a la cabeza, y que cubre toda la cara a excepción de una apertura en los ojos para que la mujer pueda ver a través de ella.Esta prenda se  conoce como niqab.

En cuanto al término “hiyab“, de origen árabe, quiere decir “cobertura” o “vestimenta que tape” y por esa razón los musulmanes hablan de “observar o respetar el hiyab” para referirse a la norma de cubrir el cuerpo de las mujeres con el objetivo de evitar ese deseo sexual hacia ellas.

¿LAS MUJERES MUSULMANAS SE CUBREN PARTE DEL CUERPO POR UN MOTIVO RELIGIOSO O SEXUAL?

La respuesta a esta pregunta es ambas. Según se recoge en el Corán, Allah las mandó  vestirlo.

“¡Profeta! Di a tus esposas, a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se cubran con el manto. Es lo mejor para que se las distinga y no sean molestadas…” [Noble Corán 33:59]

¿QUÉ PASA EN EL RESTO DE LA UNIÓN EUROPEA?

En el ámbito comunitario los holandeses no han sido los primeros en aprobar este tipo de normativas. Anteriormente, otros países europeos ya habían entrado a limitar el uso de estas prendas en la vida pública.
De hecho, el primer país en hacerlo fue Francia, el estado de la Unión Europea con mayor porcentaje de población mulsulmana. La Asamblea Nacional francesa aprobó en julio de 2010 el proyecto de ley que prohíbe el uso del velo integral en espacios públicos, que entró en vigor en 2011.
Pero eso no quedo en “saco roto”, sino que ese mismo año Bélgica se convertía en el segundo país en limitar el uso de estas prendas. A éste, le siguieron Dinamarca, Austria, Bulgaria y Letonia. En Alemania, tras esta oleada legal de prohibiciones varios estados federados decidieron prohibir también a las profesoras llevar el hijab (pañuelo que cubre la cabeza y el pecho pero deja al descubierto el rostro) y en Italia desde hace décadas tampoco se permite estar en los espacios públicos con la cara y la cabeza completamente tapadas.

 

LOS INTENTOS DE LIMITAR SU USO EN ESPAÑA

En España actualmente, no existe ninguna normativa nacional que limite su uso, pero no han sido pocos los asuntos que han llegado hasta los tribunales españoles.

En cuanto al marco normativo,la libertad religiosa es un derecho fundamental que se encuentra recogido en el art 16 de la Constitución y está desarrollado por la LO7/1980 de julio sobre la libertad religiosa.Según el Tribunal Constitucional el único límite que posee este derecho es el de alterar el orden público amparado por la ley. En el ámbito nacional, el burka actualmente no está prohibido de forma expresa, sino que se prohíbe sólo en el caso de que la mujer estuviese obligada a llevarlo.

El último caso en territorio español que puso en el punto de mira este tipo de cuestiones fue el de una mujer que acudió como presidenta de la mesa a la Junta electoral de Ceuta de este año,  con el rostro cubierto portando una de estas controvertidas prendas religiosas. Esta mujer con burka ha vuelto a abrir el debate  de nuevo sobre la necesaria identificación de las personas que acceden a un colegio electoral en España.

Sin embargo, los intentos más relevantes de regular esta cuestión en España se han dado en el ámbito local. En los últimos años varios ayuntamientos españoles han querido limitar el uso de los velos islámicos integrales, como el burka (con el que las mujeres se cubren todo el rostro, incluidos los ojos, que quedan tapados tras una malla) o el niqab, que deja solo los ojos al descubierto. El primero en hacerlo fue el Ayuntamiento de Lérida, que en el año 2010 aprobó la Ordenanza Municipal de Civismo y Convivencia, mediante la cual abrió la puerta al veto de estas prendas en espacios públicos. La prohibición se extendía también a los cascos integrales, pasamontañas y cualquier otro complemento que impidiera la identificación del ciudadano. Posteriormente esta normativa fue recurrida ante el Tribunal Supremo. El procedimiento culminó en 2013 con la anulación por parte del alto tribunal de la ordenanza municipal. Según el Supremo, la norma constituía una limitación al derecho fundamental a la libertad religiosa que queda fuera del ámbito competencial de los ayuntamientos.

¿USO VOLUNTARIO O INVOLUNTARIO?

En España el uso voluntario del burka aún no ha sido restringido expresamente.En España el Código Penal y la ley sobre la violencia de género penalizan los actos de violencia física o psicológica hacia la mujer por parte del hombre, así como el delito de coacciones.

No podíamos dejar sin citar en este asunto, a la famosa “ley mordaza”, también conocida como la ley Orgánica 4/2015, de 30 de marzo, de protección de la seguridad ciudadana.

El artículo 16 de este texto  reza los siguiente:

“En estos supuestos, los agentes podrán realizar las comprobaciones necesarias en la
vía pública o en el lugar donde se hubiese hecho el requerimiento, incluida la identificación
de las personas cuyo rostro no sea visible total o parcialmente por utilizar cualquier tipo
de prenda u objeto que lo cubra, impidiendo o dificultando la identificación, cuando fuere
preciso a los efectos indicados.”

De igual manera el artículo 33 de esta ley que hace referencia  la gradación de las multas menciona que “la ejecución de los hechos usando cualquier tipo de prenda u objeto que cubra el rostro, impidiendo o dificultando la identificación”será castigada por una multa en grado medio.

¿CUÁL ES LA POSICIÓN DEL TEDH?

Según la jurisprudencia del TEDH :

  • El uso del velo islámico en espacios públicos era una conducta amparable por el derecho a la libertad religiosa siempre que sea “efectiva expresión” de las creencias religiosas de la mujer que lo lleva.
  • Posible prohibición cuando se demuestre que es una medida necesaria en una sociedad democrática.
  • Posible limitación estatal cuando su uso perjudica el objetivo contemplado de protección de los derechos y libertades ajenos, del orden y la seguridad pública.

En este contexto, merece una especial mención  la sentencia en la que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo avaló en el año 2017 la prohibición del burka o niqab en los espacios públicos en Bélgica con el fin de facilitar la convivencia y proteger los derechos y libertades existentes. Asimismo, recalcó la necesidad de este tipo de medidas en una sociedad democrática. La infracción de ocultar la cara en el espacio público en el derecho belga , posee un carácter mixto,ya que puede ser perseguido en el ámbito penal o administrativo.

EL DERECHO A LA LIBERTAD RELIGIOSA ANTE LOS TRIBUNALES

En 2018, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Bélgica  a indemnizar con 1000 euros a una mujer  impedirle la entrada a la sala de vistas de un tribunal porque se negó a quitarse el velo islámico. Este caso, es diferente a los ojos de Estrasburgo, porque con esta acción Bélgica no protegía su seguridad ciudadana sino que vulneró el artículo 9 que recoge el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here