Redacción editorial, 

Laura Traistaru. 

El presente decreto es fruto de la política de solidaridad internacional que ha financiado el Gobierno Vasco a lo largo de los años, en consonancia con su compromiso por salvar la vida y proteger la dignidad de las personas afectadas por la crisis. Las personas son el centro de esta política, y su propósito es reconocer el imperativo humanitario de proporcionar asistencia donde sea necesario, obviando consideraciones políticas, intereses económicos o cualquier discriminación negativa.

Las novedades fundamentales que introduce este nuevo Decreto respecto al anterior son, por un lado, la priorización de los contextos de conflicto y otras situaciones de violencia, centrándose no solo en los enfrentamientos bélicos, sino también en situaciones vinculadas al narcotráfico o al crimen organizado.

Por otro lado, el objeto de esta norma deja fuera de su ámbito de aplicación las ayudas destinadas a subvencionar iniciativas de emergencia humanitaria, ya que estas requieren una respuesta inmediata.

Además, con el objeto de optimizar la gestión de estas subvenciones, se simplifican los procesos administrativos, en línea con la meta fijada en la Cumbre Humanitaria Mundial.

El objeto fundamental de la presente norma es regular el régimen de las ayudas destinadas a la financiación de intervenciones de acción humanitaria dirigidas a salvar la vida, aliviar el sufrimiento, proteger la dignidad humana y los derechos de las personas que sufren crisis humanitarias en contextos de conflictos y otras situaciones de violencia, identificadas mediante estándares internacionales utilizados en el ámbito humanitario.

Se distingue entre dos tipos de modalidades de intervención. En primer lugar, los proyectos de acción humanitaria centrados en la protección de las personas afectadas por crisis humanitarias.

En segundo lugar, las estrategias de acción humanitaria, que se desarrollan a medio plazo e incluyen acciones de fortalecimiento de las organizaciones humanitarias y de sensibilización de la ciudadanía vasca.

Los recursos económicos destinados a estas ayudas procederán de las dotaciones presupuestarias establecidas a tal efecto en los presupuestos generales de la Comunidad Autónoma del País Vasco. Se establecen a tal efecto unos límites que no podrán sobrepasar los 200.000 euros en para los proyectos de acción humanitaria y los 800.000 euros para las estrategias de acción humanitaria.

Fuente institucional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here