No puede prevalecer el subjetivo criterio de la parte sobre el objetivo criterio del Juzgado

El Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca condena al acusado como autor penalmente responsable de un delito continuado de robo con fuerza en las cosas, previsto y penado en los artículos 237 , 238.2 , 240 y 74 del Código Penal y un delito contra la seguridad del tráfico del artículo 384 del Código Penal , con la concurrencia en ambos delitos de una circunstancia agravante del artículo 22.8 del Código Penal , a las penas de dos años y seis meses de prisión y a la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por el delito de robo con fuerza en las cosas; y a las penas de cinco meses de prisión y a la inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por el delito contra la seguridad del tráfico, debiendo indemnizar y asumir las costas del proceso.

Sin embargo, el recurrente sostiene, ante la Audiencia Provincial de Huelva, que procede su absolución por el delito continuado de robo. No obstante, la Audiencia considera que tal petición no puede prosperar por los propios fundamentos que la sentencia apelada ya tiene expuestos al valorar la prueba, anteriormente aceptados y dados por reproducidos en esta ocasión procesal en la que, eludiendo inútiles repeticiones de cuanto ya viene razonado en la sentencia apelada valorando la prueba, tenemos que la presunción de inocencia en el caso quedó enervada desde el momento que el Juzgado dispuso de prueba de cargo practicada en el acto del juicio oral con todas las formalidades legales. Otra cosa es si la valoró correctamente. Que la parte recurrente considere, al parecer, que no merece ninguna credibilidad la declaración de los agentes de la guardia civil y de los perjudicados, no permite obviar la existencia de las mismas, que son de cargo y que, como el resto de las declaraciones, se practicaron en el acto del juicio oral respetando los principios de oralidad, publicidad, inmediación y contradicción, con todas las formalidades legales.

Centrándose en un estricto problema de valoración de la prueba, el tribunal indica, como en repetidas ocasiones, que no puede prevalecer sin más el subjetivo e interesado criterio de la parte sobre el objetivo e imparcial del Juzgado, tras recibir directa e inmediatamente las manifestaciones de quienes intervinieron en el acto del juicio.

Puede leer el texto completo de la sentencia en www.casosreales.com Marginal: 70399638

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here