Colaboradora Editorial,

Esmeralda Vílchez Domínguez.

@esmeraldavildo

Hoy en día todos somos conscientes en mayor o menor medida de la importancia y el impacto que generan las empresas reguladas en nuestras vidas. Desde las entidades bancarias, las empresas farmacéuticas, las energéticas, etc. Además de estar sometidas a numerosas obligaciones y terminologías legales adicionales a las ya existentes por el mero hecho de generar una sociedad de carácter mercantil.

Siguiendo con lo anteriormente referido, hay que destacar la difícil tarea y exigencias a las que se enfrenta una sociedad mercantil perteneciente a un sector de estas características, ya que están altamente reguladas. Especialmente en materia anticorrupción tras la Ley General de Responsabilidades Administrativas y demás ordenamientos. Pues, todos los procedimientos que rodean dichas obligaciones y exigencias generan un tedioso esfuerzo que cuando no se sigue al pie de la letra puede llegar a generar una onerosa carga administrativa para la empresa.

Por todo ello y para que dicho proceso no sea tan costoso es primordial generar y desarrollar desde las bases una cultura de cumplimiento e integridad que sea valorada y apreciada por todos los mandos de la empresa. De este modo, los valores de identidad escogidos por la empresa serán absorbidos y llevados a cabo por todos los colaboradores logrando consecuentemente multitud de beneficios para la empresa: incremento del valor patrimonial, mayor rentabilidad, maximización reputacional, afianzamiento de proveedores, modelo de gestión preventivo, resultados más positivos en cuanto a auditorías e inspecciones, …

En definitiva, generar una cultura de cumplimiento en empresas pertenecientes a sectores regulados ayudará considerablemente a mejorar la eficiencia de la compañía en cuestión. Sin olvidar que para ello deberemos de poner a disposición herramientas que lo permitan, como por ejemplo códigos éticos y de conducta, canales de denuncias, mecanismos de transparencia, sistemas de auditorias y verificación. Todo ello con el fin de consolidar las organizaciones.

Fuente Institucional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here