La reanudación del régimen de visitas tras las vacaciones de navidad. #CompartirConocimiento Noticia en breve…

Por Borja J. Pérez Ruiz.

Abogado Socio Director y fundador de BJ Abogado, nominado en la categoría “Mejor caso del año 2019” en los Premios Economist & Jurist de 2020, por compartir el conocimiento de sus mejores casos reales.

No en todo divorcio o separación en que haya hijos media la armonía y una buena relación entre los progenitores de tal manera que sean capaces de razonar y llegar a acuerdos atendiendo al mayor beneficio del menor, lo que en la práctica da lugar a multitud de conflictos sobre todo en aquellas situaciones que no están recogidas ni reguladas en el Convenio Regulador o en la Sentencia que recoja la separación o el divorcio y se prenuncie respecto a los menores.

Una de las circunstancias que pueden darse es cómo se produce la reanudación del régimen de visitas tras el periodo vacacional de navidad, aplicable también a otros como el periodo de verano o Semana Santa.

La duda surge si corresponde al que no estuvo con los niños el fin de semana previo a las vacaciones o al que no estuvo con los niños en el último periodo vacacional ya que de no recogerse de manera expresa puede dar lugar a conflictos interpretativos.

Las vacaciones de Navidad suelen dividirse por mitad, es decir, un primer periodo que abarcaría desde el fin del colegio hasta el día treinta de diciembre y un segundo periodo que iría desde el treinta de diciembre hasta el reinicio de las clases.

Surge aquí las discrepancias sobre qué progenitor tiene al menor o menores posteriormente al segundo periodo puesto que no hay una norma ni ninguna disposición que lo recoja y regule y en caso de que nada se diga en el Convenio Regular ni en la Sentencia daría lugar a las mencionadas discrepancias.

Como se ha mencionado no hay nada regulado al respecto por lo que lo más recomendable es atender al beneficio e interés del menor y en atención a ello la postura más seguida y se entiende por más acertada es la de permitir que el menor pueda ver y disfrutar del progenitor con el que no estuvo la segunda mitad del periodo vacacional, es decir, aquel que lleva más días sin tener consigo a su o sus menores, iniciándose así una nueva rueda de alternancia.

Todo ello, en base a que cualquier decisión que se adopta respecto a los hijos ha de tomarse siempre en búsqueda de primar su interés y aquello que les resulte más beneficioso.

También favorece más la alternancia y se evita que uno de los progenitores pase más tiempo que el otro sin ver a los hijos.

No obstante, ante discrepancias en caso de no haya regulado nada en Convenio ni en Sentencia y los progenitores no consigan ponerse de acuerdo se deberá poner tal extremo en conocimiento del Juzgado para que conozca tal situación y resuelva conforme mejor proceda en derecho impidiendo así nuevos conflictos respecto a tal extremo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here