La problemática de la libre transmisión de los derechos de propiedad intelectual sobre una obra determinada artística: El caso Kukuxumusu #CompartirConocimiento

El asunto debatido es referente a la transmisión de los derechos de propiedad intelectual sobre una obra artística en concreto, pero teniendo en cuenta que esos derechos ya han sido cedidos a un tercero, la pregunta es evidente: ¿es posible crear nuevas obras que sean derivadas de la obra cedida? ¿es necesario el consentimiento del nuevo titular de los derechos?

Estefanía Harana Suano, Colaboradora Editorial.
@fannylaw92

Para comenzar, es necesario traer a colación una serie de artículos referentes a los derechos de autor para esclarecer el tema que vamos a tratar en este artículo.

En primer lugar, en el artículo 17 de la Ley de Propiedad Intelectual (en adelante, LPI) se establece que se le concede al autor el derecho exclusivo a explotar su obra de cualquier forma reconociéndole los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, de manera que declara expresamente que todas esas actividades no podrán en ningún caso ser realizadas sin su autorización previa por terceros.

Y, por otro lado, el artículo 21 LPI declara que el derecho de transformación de una obra es su traducción, adaptación u otra modificación de la que se derive una obra que sea diferente.

El caso que nos ocupa se centra en la demanda interpuesta por Kukuxumusu contra el autor de su distintivo toro azul. Dicho autor y sus colaboradores abandonaron Kukuxumusu para crear una nueva empresa pero antes de su marcha firmaron un contrato de cesión de los derechos de propiedad intelectual sobre ilustraciones de dicho toro en numerosas formas y escenas a favor de Kukuxumusu.

Posteriormente a la creación de la nueva entidad, los autores produjeron unas nuevas ilustraciones que disponían de una visualización muy parecida a los dibujos de Kukuxumusu y es cuando esta última plantea la demanda por infracción de sus derechos de propiedad intelectual ya que considera que son copias de sus dibujos o el resultado de una transformación que no ha sido expresamente autorizada por quien ahora es el titular de esos derechos.

Pero los autores vienen a alegar en su defensa que la cesión de derechos realizada a Kukuxumusu se centraban en los derechos económicos sobre determinados dibujos concretos pero no sobre los personajes en sí.

Esta controversia llegó al Juzgado de lo Mercantil de Pamplona para que se pronunciaran los tribunales al respecto y así resolver la controversia principal: ¿el derecho de transformación forma parte de los derechos de explotación cedidos y, por tanto, deben ser transformaciones autorizadas por el nuevo titular los derechos?

Para el Tribunal, es importante en un caso como este tener en cuenta un elemento imprescindible: la originalidad. Para ello considera que es transcendental acudir a pruebas periciales para comprobar el parecido entre las distintas ilustraciones y, por tanto, la falta de creatividad propia u originalidad. De esos informes periciales destacamos que el aportado por la parte demandante se extraían una serie de elementos comunes en las ilustraciones:

  • Iconografía caracterizada en la temática relacionada con personajes de los Sanfermines
  • Trazo de línea gruesa y continua en el perfil de los personajes
  • Paleta cromática caracterizada por colores saturados y planos
  • Similar composición, estructura simple, escenas frontales y planos generales.

Tras analizar las pruebas aportadas por las partes, se falla por parte del Tribunal a favor de Kukuxumusu entendiéndose ciertas las alegaciones. De manera que la nueva empresa de los autores no reúnen los requisitos de originalidad y creatividad propia que se necesitan para que puedan realizarlos sin el consentimiento previo de Kukuxumusu y, por tanto, se pronuncia en contra de ellos y les sentencia en no poder reproducir las ilustraciones de Kukuxumusu ni transformarlos sin el previo consentimiento de la misma.

De este estudio realizado nos gustaría hacer una pequeña reflexión: la importancia de la originalidad y creatividad en las empresas. No debemos copiar a la competencia, debemos ser originales y crear productos o servicios únicos y propios que además de ser más atractivos y crear un público objetivo diferente y más segmentado, provoca que no tengamos problemas de propiedad intelectual a corto o largo plazo.

Fuente Institucional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here