Tamara Arza Foruria

Colaboradora Editorial

@tarzafo

 

ECLI:ES:TS:2019:4065 (Fuente institucional): Concurso-oposición para la integración de funcionarios docentes del Cuerpo de Maestros en el Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria: fecha de acceso a efectos de antigüedad y trienios

 

El recurso interpuesto ante el Tribunal Supremo contra la sentencia del TSJ de Castilla la Mancha, dictada en el recurso de apelación contra la resolución del Viceconsejero de Educación, Universidades e Investigación, que confirma la decisión de que la fecha de acceso de los maestros que habían superado el concurso-oposición por el turno especial para ingreso en el Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria, conlleva interés casacional según el Alto Tribunal. El meollo de la cuestión consiste en dilucidar si tiene efectos económicos la antigüedad que reconoce a estos funcionarios, y en concreto efectos para la retribución de trienios que reconoce la Disposición transitoria decimoquinta, en su apartado 3, de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (Fuente institucional), a los funcionarios del Cuerpo de Maestros titulados superiores en Psicología o Pedagogía, que han venido desempeñando plazas obtenidas por concurso público de méritos en los servicios de orientación o asesoramiento psicopedagógico y que han superado el proceso selectivo a que se refiere dicha Disposición.

El debate jurídico se plantea en primer lugar en cuál es la normativa de aplicación en este caso y en segundo lugar si se ha vulnerado el principio de igualdad. Señala el Supremo que la normativa que debe aplicarse en un proceso selectivo es aquella que está en vigor en el momento de la convocatoria del mismo, y es la normativa que esté vigente cuando se accede a la función pública la que regirá la relación funcionarial de ese personal, incluyendo su ascenso en la jerarquía y la antigüedad en el cuerpo, por lo que la regulación que estuvo vigente en el momento que se convocó el concurso, no es la que regirá el régimen de esos funcionarios.

En el caso que nos ocupa, el proceso selectivo para que los Maestros accedieran a otro Cuerpo administrativo determinado se convocó estando en vigor la Ley 24/2001, de 27 de diciembre (Fuente instiucional), y se resolvió estando ya vigente la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo, de Educación (Fuente institucional), debido a que en el momento de entrada en vigor de la última ley el proceso de selección no había finalizado y, por lo tanto, la situación administrativa de estos funcionarios no estaba regularizada.

El segundo de los puntos planteados, el principio de igualdad, fortalece la conclusión anterior, porque en el artículo 23.2 de la Constitución Española (Fuente institucional) se establece este principio para el acceso al cuerpo de funcionarios. Sin embargo, el principio de igualdad rige tanto en el momento del acceso como durante la vigencia de la relación funcionarial (SSTC 75/1983 (Fuente institucional), 15/1988 (Fuente institucional), 47/1989 (Fuente institucional) y STS 239/1993 (Fuente institucional)), de lo que se deduce que es aplicable a los actos relativos a la provisión de puestos de trabajo. Esto da lugar a que aquellos que acceden por un concurso a un determinado cuerpo se vean discriminados en la jerarquía respecto de los que acceden después, sólo por el motivo de que su concurso se convoca en base a una disposición transitoria que establece la contabilidad de la antigüedad en el cuerpo de un periodo que los primeros también ostentan y que por el contrario no se les computa.

La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (Fuente institucional), determina que: ” Quienes superen el proceso selectivo quedarán destinados en la misma plaza que vinieren desempeñando y, a los solos efectos de determinar su antigüedad en el cuerpo en el que se integran, se les reconocerá́ la fecha de su acceso con carácter definitivo en los equipos psicopedagógicos de la Administración educativa”.

La Viceconsejería de Educación en la Orden recurrida no reconoce a estos funcionarios la aplicación de la previsión contenida en ese cuerpo normativo, por lo tanto, no es conforme a derecho la falta de reconocimiento de la antigüedad desde la fecha de su acceso a ese cuerpo determinado con carácter definitivo en los equipos psicopedagógicos de la administración educativa, aunque esta previsión solo se podrá aplicar a los efectos que esa misma norma establece. Asimismo, el recurso debe ser desestimado porque el reconocimiento es sólo a los efectos de determinar la antigüedad en ese cuerpo sin que procure efecto económico alguno.

En base a todo ello, el Tribunal Supremo fija como doctrina lo siguiente: “La antigüedad que reconoce la Disposición transitoria decimoquinta, número 3, de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (Fuente instiucional), a los funcionarios del Cuerpo de Maestros que, con titulación de licenciados en Psicología o Pedagogía, desempeñaron plazas obtenidas por concurso publico de méritos en los servicios de orientación o asesoramiento psicopedagógico y han superado el proceso selectivo a que se refiere dicha Disposición, no conlleva el efecto económico relativo a la modificación de la cuantía de los trienios perfeccionados mientras pertenecieron a aquel Cuerpo.”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here