Judith Nieto Galende

Colaboradora editorial.

@judithng9

“La publicidad es el arte de convencer a gente para que gaste el dinero que no tiene en cosas que no necesita”.
Will Rogers, actor y conocido humorista americano

Miles de personas en toda España, son testigos cada día de programas informativos como los que ofrece la compañía Atresmedia. El poder de la información es ilimitado y traspasa fronteras. No obstante, el mundo de la información y de la comunicación , ha estado siempre irremediablemente unido a la famosa esfera publicitaria. Llegados a este momento, cabe preguntarnos:

  • ¿Qué pasa cuando la influencia publicitaria invade un espacio informativo?
  • ¿seguimos gozando de esa objetividad que buscamos en un programa informativo, o nos convertimos en una víctima más de la persuasión publicitaria?.

Esta es una de las cuestiones  que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, intenta controlar. Por este motivo, la CNMC ha decidido incoar hoy 17 de octubre de 2019 un expediente sancionador contra la compañía Atresmedia , por haber superado el número de interrupciones publicitarias durante un programa informativo.

En concreto hecho ha podido vulnerar el artículo 14 de la Ley General de la Comunicación Audiovisual (LGCA), por haber realizado un número de interrupciones publicitarias mayor a las permitidas.

Dicho artículo establece que:

“Los mensajes publicitarios en televisión deben respetar la integridad del programa en el que se inserta y de las unidades que lo conforman.
“La transmisión de películas para la televisión (con exclusión de las series, los seriales y los documentales), largometrajes y programas informativos televisivos podrá ser interrumpida una vez por cada periodo previsto de treinta minutos. En el caso de los programas infantiles, la interrupción es posible una vez por cada periodo ininterrumpido previsto de treinta minutos, si el programa dura más de treinta minutos”.

A estos efectos, los programas informativos únicamente pueden ser interrumpidos una vez por cada periodo previsto de treinta minutos. Y el artículo 3 del Reglamento de desarrollo de la LGCA en lo relativo a la comunicación comercial televisiva, aprobado por Real Decreto 1624/2011, de 14 de noviembre, desarrolla y aclara qué es lo que debe entenderse por duración prevista en este tipo de programas, determinando lo siguiente:

“De conformidad con el artículo 14.4 de la Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de la Comunicación Audiovisual, a efectos del número de interrupciones permitidas, que no podrá ser superior a una por cada período previsto de 30 minutos, se entenderá que la duración prevista en el caso de películas para televisión, largometrajes y programas informativos televisivos, así como de los programas infantiles, es el lapso de tiempo total de duración de estos programas, excluyendo la duración de los espacios publicitarios y autopromociones existentes dentro de los mismos.” 

Esta no es la primera vez que la CNMC se pronuncia sobre este tipo de cuestiones, sino que también ha abierto anteriormente expedientes sancionadores por la misma causa contra otras cadenas televisivas como Mediaset.

LA DIRECTIVA APLICABLE EXIGE QUE SE RESPETE LA INTEGRIDAD DE LOS PROGRAMAS

La Directiva 2010/13/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 10 de marzo de 2010, sobre la coordinación de determinadas disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros relativas a la prestación de servicios de comunicación audiovisual (Directiva de Servicios de Comunicación Audiovisual), incorporada al ordenamiento jurídico española a través de la LGCA, dispone en su artículo 20 que:

“1. Los Estados miembros velarán por que, cuando se inserte publicidad televisiva o televenta durante los programas, no se menoscabe la integridad de estos, teniendo en cuenta las interrupciones naturales y la duración y el carácter del programa de que se trate, y que no se perjudique a los titulares de sus derechos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here