La Audiencia rechaza el argumento defensivo y confirma la pena de un año y once meses de cárcel impuesta al procesado por un robo con intimidación.

Elena Navarro Barragán,

Colaboradora Editorial.

@elenanav78   

El suceso se produjo de madrugada en una zona céntrica de la capital cuando la denunciante fue abordada por un individuo que le exigía que le diera el dinero que llevaba encima o le quitaría el bolso. La propia víctima alegó en el juicio que el acusado no solo se le aproximó para pedirle dinero, poniéndose muy pesado, sino que tras una breve conversación, la siguió, la llegó a coger por detrás a través de su ropa, impidiéndole que continuara su paso, e incluso le cogió el bolso, forzándola a entregarle el dinero. Ésta por miedo a sufrir algún mal le entregó finalmente la cantidad de 20 euros.

Por su parte el acusado pedía su libre absolución ya que la mujer le entregó el dinero porque él se puso “muy pesado” y no porque la agrediera. La actitud que toma en esos momentos deriva de su declarada ludopatía y adicción al alcohol y las drogas, pero que en ningún momento existió violencia en el hecho, ni si quiera mínima.

Visto por el Tribunal los hechos desestima el recurso de apelación confirmando la condena de primera instancia, de un año y once meses de cárcel, basando su decisión en la declaración de la víctima. Para el Tribunal la violencia consistente en coger a la perjudicada por la ropa interceptando su paso constituye un modo de violencia, si bien mínima, con el añadido de que era de madrugada y la víctima muy joven, se suma la amenaza de llevarse el bolso si no accedía a sus deseos lucrativos.

Fuente Institucional: CENDOJ

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here