La AP de Barcelona anula “una cláusula multidivisa por considerarla abusiva”#CompartirConocimiento

La AP estima el recurso de apelación presentado por La Asociación de Usuarios Financieros y condena a la entidad financiera Banco Santander a transformar el préstamo a euros

 

Judith Nieto Galende ,

Colaboradora editorial. 

Twitter: @judithng9 

La validez de las cláusulas multidivisa estipuladas en los préstamos hipotecarios ha sido objeto en los últimos años de numerosos de pronunciamientos, tanto por parte de tribunales nacionales como europeos. Las cláusulas “multidivisason condiciones generales de contratación que se suelen insertar en los préstamos hipotecarios y que ofrecen al consumidor la posibilidad de pagar las cuotas del préstamo mediante una divisa distinta a la moneda local.No obstante, estas cláusulas entrañan el riesgo inherente a las fluctuaciones del tipo de cambio en el que se fija el capital prestado.

El  28 de junio la Audiencia Provincial de Barcelona en la SAP B 7407/2019 estimó el recurso de apelación interpuesto por la Asociación de  Usuarios Financieros (ASUFIN) contra la demanda de juicio ordinario que había fallado a favor del Banco Santander, S.A. En el supuesto recogido en los autos los prestatarios poseían con la entidad un préstamo con garantía hipotecaria suscrito en euros, firmado en 1996. No obstante, aunque el préstamo sufrió dos novaciones no fue hasta el 3 de julio de 2008 cuando la novación y ampliación el principal prestado se transformó de euros a yenes japoneses.

El recurso de apelación interpuesto solicitaba la nulidad de la cláusula multidivisa incluida en la novación del préstamo modificativa tanto del   cambio de moneda , como del del tipo de interés recogida en la escritura de 3 de julio de 2008, firmada por Pedro Enrique y Gracia (socios de la demandante) con la entidad financiera. Este recurso, poseía como base argumental el denominado “ control de transparencia” tan desarrollado por  la normativa sobre condiciones generales de la contratación; y   por  la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

En la sentencia citada, Audiencia provincial de Barcelona comienza mencionando que desde la perspectiva de lo previsto en el art. 4.2 de la Directiva 1993/13 , normativa que regula estas cláusulas, es decir, desde la perspectiva del control de transparencia,  una cláusula multidivisa es un elemento esencial en los contratos de préstamos hipotecarios.

Así lo afirma también el Tribunal Supremo en su famosa STS de 15 de noviembre de 2017 en la que hace referencia a que “la determinación de  las cláusulas cuestionadas en la demanda, es de vital importancia ya  que fijan la moneda nominal y la moneda funcional del contrato, así como los mecanismos para el cálculo de la equivalencia entre una y otra, y determinan el tipo de cambio de la divisa en que esté representado el capital pendiente de amortizar.” Por otra, parte en el ámbito europeo, el TJUE también se ha manifestado al respecto.Según este tribunal las cláusulas no pueden considerarse abusivas si han sido redactadas de forma clara y comprensible como ocurrió en las sentencias de 3 de junio de 2010, Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, C 484/08 , EU:C:2010:309 , apartado 32. Para que una cláusula sea considerada como ” abusiva” según la Directiva. La jurisprudencia y la doctrina, por oposición a la anterior línea argumental han venido concretando el carácter abusivo de estas cláusulas tomando como referencia no sólo: a) el desequilibrio entre las obligaciones de las partes,o b) la falta de negociación individual de las mismas , c) sino  también el carácter abusivo del proceso de incorporación de las mismas.

De igual manera, tanto el TJUE como el Tribunal Supremo coinciden en que ese control de transparencia de las cláusulas multidivisa no debe quedar reducido a la ponderación de una mera transparencia formal, sino que debe extenderse también al ámbito material con el objetivo de que el consumidor pueda tener un conocimiento real de las consecuencias económicas de las mismas. Por este motivo, el Tribunal Supremo, en la citada Sentencia del 15 de noviembre de 2017 decidió fijar algunas pautas con el objetivo de valorar si existe o no el citado control de transpariencia de incorporación que adquiere un carácter especial:

a) Se traslada a la entidad financiera la obligación de probar que se ha facilitado esa información adicional, información cualificada.

b) Las pautas de información exigidas para los contratos de préstamo multidivisa debe ser superior a la información que se facilita para otros tipos de préstamos con garantía hipotecaria. 

c) La información que debe evaluarse es la facilitada al consumidor antes de suscribir el contrato.

En definitiva, en palabras del TS” procede la nulidad de las cláusulas multidivisa si se llega a la conclusión de que el consumidor, atendidas las circunstancias concurrentes,  no hubiera contratado o no hubiera aceptado este tipo de cláusulas de haber sido informado  leal y completamente de la incidencia de las mismas en las obligaciones previstas en el contrato. Es preciso, por tanto, un requisito añadido al déficit de información, como es el de la trascendencia, esto es, que ese “déficit de información” y, en general, la actuación del Banco, haya sido relevante para la formación de la voluntad del consumidor”.

Por todo , lo anteriormente citado y tras la valoración de los hechos probados , la Audiencia catalana el pasado 28 de junio concluyó que  el préstamo no superaba el control de incorporación de los artículos 5,5 y 7 LGCG pues, aunque su redacción era clara, no podía deducirse prueba suficiente que permitiera acreditar por parte de la financiera  que los prestatarios conocieran  y asumieran el riesgo de suscribir un préstamo en una moneda de la que eran completamente ajenos, condenando a la entidad financiera a transformar el préstamo a euros y al pago de las costas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here