Colaboradora Editorial,

Esmeralda Vílchez Domínguez.

@esmeraldavildo

La normativa laboral actual considera nulos los despidos de los trabajadores que soliciten una reducción de jornada por cuidado de hijos. La ley considera que ello no es motivo suficiente para un despido disciplinario, por ello, si la empresa incurre en un supuesto como el que venimos comentando, tendrá la obligación de readmitir al empleado.

En este sentido, se debe hacer referencia a la reciente sentencia que ha emitido el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, Sala de lo Social, Sentencia de 15 jul. 2019, Rec. 1647/2019. En ella, el Tribunal obliga a la entidad financiera BBVA a readmitir a una empleada que fue despedida tras espetar una serie de improperios verbales a jefes y compañeros. La trabajadora en cuestión había solicitado con dos meses de anterioridad al altercado una reducción de jornada laboral o flexibilidad horaria con motivo conciliador. Finalmente, la trabajadora no obtuvo ninguna respuesta por parte de la empresa.

El Tribunal justifica su decisión con el artículo 55.5.b) del Estatuto de los Trabajadores, el cual dispone que: “seránulo el despido que tenga por móvil alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la Ley, o bien se produzca con violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador”. Concretamente en el supuesto de “las trabajadoras embarazadas, desde la fecha de inicio del embarazo hasta el comienzo del período de suspensión a que se refiere la letra a), y el de los trabajadores que hayan solicitado uno de los permisos a los que se refieren los apartados 4, 4 bis y 5 del artículo 37…”. El Tribunal aclara que se considerará nulo el despido no procedente de las trabajadoras embarazadas, sin necesidad alguna de probar discriminación.

Atendiendo más concretamente a lo particular del supuesto, la trabajadora había disfrutado anteriormente de un año de reducción de jornada para cuidar a su hija. Posteriormente, la empleada volvió a solicitar dicho horario reducido o la posibilidad de incorporarse al trabajo 15 minutos más tarde que luego recuperaría, pero la entidad no llegó nunca a contestar a la mujer, sólo recibió una carta de despido disciplinario.

Este acontecimiento fue calificado por el Juzgado de lo Social como un despido improcedente, no apreciando su nulidad. Sin embargo, el TSJ de Galicia ha modificado la decisión del anterior Tribunal anulando el cese de la empleada e instando a la entidad financiera a la readmisión inmediata.

Finalmente, el Tribunal recuerda que, en los casos de reducción de jornada por motivo de guarda de menores de 12 años, el despido sólo será declarado procedente o nulo, pero nunca improcedente.

Fuente Institucional.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here