Renée Kreis Köhnen, 

Redacción editorial.

El artículo 1.4.d) de las Normas del Turno de oficio de 2016, que tuvo su origen en el 2013, excluía la posibilidad a los abogados mayores de 75 años el poder pertenecer al turno de oficio, salvo para los turnos especiales de casación y amparo. Mientras que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid entendió que dicho límite estaba justificado y que atendía a criterios razonables y proporcionados, el alto Tribunal ha diferido de dicha conclusión en esta sentencia. 

Tras analizar la normativa supranacional en relación con la prohibición de la discriminación por razones de edad y las excepciones a dicha prohibición, la Sala ha considerado que el límite de edad no está justificado por varios motivos.

En primer lugar, porque la limitación implica una presunción automática de ineptitud laboral, aún parcial para determinadas actuaciones, por el mero cumplimiento de una edad. Además, la inexistencia de un límite de edad en el ejercicio de la profesión fuera del turno de oficio, realizando actividades similares, ha sido suficiente para el Tribunal para invalidar el razonamiento ofrecido para la medida. En tercer lugar, ha apuntado el Tribunal que no todas las modalidades del turno de oficio exigen unas ciertas condiciones físicas, y que, siendo las prestaciones a realizar en el turno de oficio carentes de homogeneidad, no se justifica la limitación general de todas ellas. No sólo ha considerado la medida como injustificada, sino además, contradictoria, pues afirma: “Si lo que se persigue es dotar a los ciudadanos de un servicio de calidad, se contradice la norma, al presuponer en los mayores de 75 años, un mayor rendimiento en términos de “rendimiento forense””. 

En cuanto al criterio de proporcionalidad, basada sobre si la finalidad perseguida podría haberse logrado mediante métodos alternativos, concluye el tribunal que el servicio de calidad que pretende conseguirse, se podría lograr mediante el propio control de calidad ya existente, que se realiza por el Colegio sobre los abogados del turno de oficio.

En definitiva, entiende el Tribunal Supremo que no existe ningún dato que evidencie la defectuosa asistencia de los Abogados de más edad, siendo las facultades intelectuales las determinantes en la actuación del Letrado, y no físicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here