Se considera que los hechos cometidos por el menor fue un delito de falso testimonio, por haber faltado a la verdad en la declaración incriminatoria que prestó contra su padre y que fue la base de la condena.

Elena Navarro Barragán,

Colaboradora Editorial.

@elenanav78

El hombre se encontraba cumpliendo una sentencia de tres años de cárcel dictadas por un Juzgado de Violencia sobre la mujer por amenazas y lesiones cuando fue acusado de amenazar de nuevo a su exmujer. Según uno de sus hijos cuando había ido a visitarlo al centro penitenciario junto a otros hermanos y un tío paterno le dijo que le hiciese llegar a su madre que “iba a vengarse de ella”. En base a lo cual recibió nueva condena, del Juzgado de lo Penal, y el hombre se dispuso a denunciar a su hijo por falso testimonio y el fiscal de menores abrió un proceso que concluyó que el menor había faltado a la verdad en el juicio de la ruptura familiar.

El acusado negó haber vertido amenazas o haber hecho alguna referencia a su exmujer, por su parte en la comparecencia ante el Fiscal de menores, el hijo reconoció la realidad de los hechos denunciados por el perjudicado. “Se exploró al menor por parte del equipo de mediación, que hizo constar que éste había faltado a la verdad en el juicio, por la entonces existente ruptura familiar, habiendo pedido perdón al perjudicado. Se desiste de continuar el expediente, declarando probado que el menor incurrió en falso testimonio, aunque el desestimiento es procedente por haber asumido el menor su responsabilidad y habiendo realizado prestaciones en beneficio de la Cruz Roja, acordando el sobreseimiento y archivo”.

En consecuencia, el Supremo declara la nulidad de la sentencia que le condenó a los tres años de prisión.

Fuente Institucional: CENDOJ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here