Efectos indirectos de sentencias firmes y cosa juzgada positiva

Redacción Editorial, 

Pedro Ruiz Sánchez  

Severiano, fundador y accionista único de “COMERCIAL SAU” otorga testamento nombrando herederos y legatarios. Entre estos últimos nombra a su hermano Constancio y a su sobrino Don Juan, para recibir cada uno la mitad de las acciones de COMERCIAL SAU.

Severiano fue incapacitado en septiembre de 2007. Se nombró como tutor a Fausto, hijo de Constancio, y que le sustituyó como legatario al fallecer Constancio.

A finales de 2007 Don Fausto, como tutor de Severiano, se nombra administrador de COMERCIAL SAU y realiza una ampliación de capital con emisión de nuevas acciones que suscribe íntegramente aportando todos los derechos y bienes de Severiano, cambiando por completo el panorama testamentario. Severiano falleció en 2009 soltero y sin hijos.

Por herederos y legatarios se iniciaron una serie de pleitos, reclamándose en uno de ellos las acciones de COMERCIAL SAU por los legatarios. Este procedimiento termina con las STS 464/2018, de 19 de julio, que declaraba la privación de los legatarios (incluyendo Don Fausto y Don Juan) de sus derechos hereditarios.

Otro de los litigios que se inició a raíz de la herencia es el que comentamos. Los herederos de Severiano habían celebrado junta de COMERCIAL SAU y Don Juan la impugna por defectos en la constitución de la junta señalando que conforme a los arts. 882 y ss. del Código Civil los legatarios (y no los herederos) eran quienes tenían la consideración de socios, en cuanto que habían adquirido la propiedad de la cosa objeto del legado desde el fallecimiento de Severiano.

En primera y segunda instancia se da la razón a Don Juan. Los herederos de Severiano y COMERCIAL SAU (aun controlada por los herederos) recurren en casación.

El Tribunal Supremo lo estima pues a los legatarios se les había privado de su derecho al legado en el litigio que culminó la anteriormente mencionada STS 464/2018, de 19 de julio. Por tanto, no tenían derecho a las acciones ni a los derechos que la condición de accionista implicaba.

Aplica así el TS la institución de la cosa juzgada en su vertiente positiva (artículo 222.4 de la LEC). Sobre la misma destacar:

  • “El efecto prejudicial de la cosa juzgada se vincula al fallo, pero también a los razonamientos de la sentencia cuando constituyan la razón decisoria”.
  • Su propósito es “evitar que dos relaciones jurídicas se resuelvan de forma contradictoria ya que para el derecho no es posible que una determinada cuestión sea y no sea al tiempo”
  • Más allá de la cosa juzgada, las sentencias firmes producen efectos indirectos “como constituir en un ulterior proceso un medio de prueba de los hechos en aquella contemplados y valorados, en el caso de que sean determinantes del fallo”.

    Fuente institucional: CENDOJ

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here