Ainara Senra Fernández

Colaboradora de redacción

Las Islas Baleares se han convertido en destino turístico preferido para la población joven. En ciertas áreas de la comunidad, se ha popularizado un turismo centrado en actividades que contemplan el consumo de alcohol como principal atractivo.

Hablamos de actividades contrarias a la salud y al orden público, lo que ha desembocado en una fuerte polémica en las Islas y ha dado lugar a la emisión del  Decreto-Ley 1/2020, con el objetivo de abordar la situación.

Se trata de un documento significativo para el ámbito del turismo, pues si bien se trata de una actividad económica clave para nuestro país, en los últimos años hemos sido testigos de un incremento de actividades de ocio ligadas a actividades de riesgo para el orden público.

Destaca la prohibición de realizar “balconing”, una práctica consistente en saltar desde lo alto de un balcón a la piscina, normalmente en hoteles.

Se prohíben también las “rutas de la cerveza”, así como la publicidad de cualquier tipo de promoción u oferta -como los conocidos “happy hour”- en bares y establecimientos destinados al consumo de bebidas alcohólicas. Dichos locales verán también limitados sus horarios de apertura.

Quedan prohibidos asimismo los cruceros cuyo principal atractivo turístico sea la promoción y oferta de bebidas alcohólicas de manera ilimitada por precio fijo y en los que se lleven a cabo actividades que instrumentalicen sexualmente a la persona, especialmente a las mujeres.

Se determinan las sanciones por incumplimiento de cualquiera de los preceptos del Decreto. Las multas pueden variar de los 600 a los 60.000 euros.

El ámbito de aplicación del texto se limita a determinadas áreas de las Islas Baleares Si bien constituye un precedente susceptible de aplicarse análogamente en otras comunidades españolas que sufren este tipo de turismo.

Fuente Institucional: Boletín Oficial del Estado

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here