Aprobada la nueva norma de calidad del pan

El Consejo de Ministros ha aprobado, a propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, un Real Decreto que establece las normas básicas de calidad para la elaboración y comercialización del pan en España.

La nueva norma mejora la competitividad del sector español del pan, garantiza la leal competencia entre industrias estableciendo las mismas condiciones a todos los productores, y facilita la innovación atendiendo las nuevas necesidades de los consumidores.

Las pronunciadas variaciones, con respecto al pasado, que se han producido en los hábitos de consumo del pan y en las exigencias con respecto a la calidad y la variedad de este, que los consumidores imponen al mercado del mencionado producto, hacían necesaria una reforma normativa que impusiese a los panaderos nuevos requisitos de producción y venta, más estrictos y que marquen las pautas para la adaptación al nuevo escenario.

Por tanto, este nuevo Real Decreto se centrará sobre todo en la definición de los diferentes tipos de pan común y especial, junto con una detallada descripción de los ingredientes y coadyudantes a utilizar y del proceso de elaboración. De esta manera, se unifica a nivel nacional el modelo de producción del pan, asegurando así, que los consumidores conozcan con total seguridad el producto que están adquiriendo y puedan tener certeza sobre la calidad del mismo.

Entre las novedades incluidas en este cuerpo legal cabe destacar, por ejemplo, la nueva exigencia que obliga a los panaderos a utilizar un 100% de harina integral, para poder considerar integral al pan en cuestión. Para aquellos panes integrales o de otros cereales que no estén elaborados de forma exclusiva con ese tipo de harinas, se tendrá que indicar el porcentaje de harina en el etiquetado. También, se establecen más restricciones en la producción de pan de centeno, que, de igual manera, deberá ser elaborado íntegramente con harina de centeno.

Por otro lado, se reescriben ciertas definiciones como la del pan de masa madre o de los diferentes tipos de pan común. Dichas definiciones deberán ser seguidas sin falta por los panaderos, que quieran utilizar esas denominaciones en la venta de sus productos. La ampliación en la definición del pan común permitirá aplicar a más tipos de panes el tipo de IVA reducido del 4%.

Por último, se define la elaboración artesana del pan, en la que debe primar el factor humano frente al mecánico y los requisitos que se deben cumplir para poder incluir esta mención en el etiquetado de los productos.

Fuente Institucional: Gobierno de España

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here