Renée Kreis Köhnen, 

Redacción editorial.

El pasado 13 de noviembre, la Audiencia Nacional ha absuelto a Garikoitz A.R, alias “Txeroki”, exjefe de ETA, y a otro miembro de la banda terrorista, Asier A., por carecer de prueba de cargo suficiente contra los mismos. La Fiscalía había solicitado una pena de 30 años de prisión para el primero, mientras que la acusación respecto del segundo ya había sido retirada.

Ni los informes de inteligencia de la Policía Autónoma Vasca y la Comisaría General de Información, ni la pericial de inteligencia, ni los testimonios prestados por la viuda y por el hijo de la víctima han conseguido destruir la presunción de inocencia de los dos acusados. La identificación de Txeroki por parte de la viuda y el hijo de Lidón, no se han considerado fiables por la Audiencia, en tanto que no reconocieron al acusado durante las declaraciones prestadas por él en 2001, en 2002 y en los juicios celebrados posteriormente por estos hechos, sino que comunicaron a la autoridad judicial, años después del asesinato, que le habían reconocido tras verlo en la televisión cuando era extraditado de Francia.

El tribunal ha enfatizado que se trata de una aplicación “recta e imparcial” de la ley, atendiendo a los derechos básicos y fundamentales de los procesados a un juicio justo, contradictorio, con plenitud de garantías y a la presunción de inocencia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here