Javier Izaguirre Fernández, 

Colaborador Editorial.

@izaguirrejavi

El acusado, provocó la muerte de su esposa por asfixia, empleando para ello el cable de la lámpara de la mesilla, y apretando fuertemente el cuello con las manos, ocasionándole a causa de ello, la muerte por asfixia.

El culpable, de 60 años de edad, y declarado responsable criminalmente en concepto de autor directo de un delito de homicidio, se encontraba afectado por una demencia fronto – temporal con un deterioro grande de las funciones cerebrales superiores, con rigidez y falta de flexibilidad del pensamiento y alteraciones de la conducta, las emociones y la afectividad que, conforme al informe médico forense, provoca una grave afectación de sus facultades de compresión y de actuación. Es por ello, y como se pronuncia el Jurado, ¨tal grado de afectación mental derivado de la existencia de una demencia fronto lateral debe ser tenido en cuenta como una circunstancia que le exima de responsabilidad penal¨, en concreto, la circunstancia modificativa de responsabilidad penal consistente en enajenación mental subsumida dentro del art. 20.1 del Código Penal, siendo calificada esta como eximente completa.

Como consecuencia de lo anterior, y teniendo en cuenta lo establecido en el Código Penal sobre las medidas de seguridad, se considera procedente aplicar al caso, la medida de internamiento en Centro Psiquiátrico del declarado responsable. Entiende el Jurado Popular, que el hecho violento que dio lugar a estas actuaciones, no impide la reiteración de conductas semejantes, y es, por tanto, que, atendiendo a la gravedad de la conducta enjuiciada, y al estado del acusado, procede su ingreso en un Centro Psiquiátrico Penitenciario, por un tiempo máximo de catorce años.

Por último, y a pesar de que el Jurado absuelve al acusado del delito de homicidio al concurrir la ya citada eximente completa del art. 20.1 del Código Penal, no ignora la responsabilidad civil por los daños y perjuicios derivados de los hechos. En concreto, y bajo el presupuesto de que una vida humana es irreparable, el Jurado determina el quantum indemnizatorio en la suma de 60.000 euros para cada uno de los padres de la fallecida, y  40.000 euros para la hermana de la misma.

Fuente institucional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here