El Vicedecano del Colegio de Abogados de Madrid arremete duramente contra Javier Íscar ahora imputado por prevaricación

El vicedecano Manuel Valero exige respeto a la verdad y al dinero de las cuotas colegiales.

El Vicedecano cree que el que va a ser candidato a Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, Sr. Javier Íscar de Hoyos, al que la Sra. Decana ha dicho que le ha cedido su condición institucional como si fuera una cargo hereditario y que, además, la referida Sra. está haciendo campaña electoral a su favor utilizando los recursos del Colegio, cuando debía ser totalmente imparcial, el pasado día 5 de octubre, en una entrevista en “Confilegal” (periódico digital), realizó unas declaraciones en las que alude a la denuncia penal por presunto delito de prevaricación continuada contra 9 miembros de la Junta de Gobierno, que ha presentado el propio vicedecano, ante el Juzgado de Instrucción 39 de Madrid y, así mismo, acerca del libro del que es autor “Un Abogado de Oficio en la Corte del Reino de los Abogados de Madrid”.

Pues bien, Manuel Valero piensa que el Sr. Íscar no es amigo de la verdad cuando dice que “La denuncia no tiene base jurídica. Los diputados que no acudieron a esas deliberaciones lo justificaron ante nuestra secretaria. No hay ilícito penal ni de ningún tipo como se quiere ver. Es cuestión de tiempo que se archive”.

Faltan a la verdad porque dos diputados se “excusaron” de asistir en dos sesiones, sin que conste en el acta ningún tipo de justificación de fuerza mayor, y dos diputados se incorporaron a la sesión cuando ya se había adoptado el acuerdo. Por tanto, desde finales de 2013 y principios de 2014 la Sra. Decana debería haberlos cesado en virtud del artículo 88.4 del Estatuto General de la Abogacía Española, pero han permanecido hasta la fecha del día de hoy, ya en funciones desde que se han convocado elecciones para el 13 de diciembre próximo.

En segundo lugar, el señor Valero continúa alegando que resulta inmoral que diga que “Nuestro servicio jurídico está valorando el contenido del mismo” (el libro citado), toda vez que la obra en NADA afecta al Colegio, sino en todo caso a personas físicas concretas como es el Sr. Iscar y la Sra Decana, entre otros, por lo que lo que deberían ser esas personas las que emplearan SU DINERO en asesoramientos jurídicos en orden a decidir si demandan o no al autor, pero NUNCA los servicios jurídicos del Colegio de Abogados, que se financian con nuestras cuotas.

El Vicedecano sentencia como mal comienzo del Sr. Íscar, al presentarse como candidato a Decano desfigurando la verdad y empleando el dinero de nuestras cuotas para una finalidad personal y privada…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here