El valor de lo sustraído en un establecimiento es el precio de venta con IVA

A efectos de valorar el valor de lo sustraído en un robo o hurto, debe incluirse el valor total de venta, incluyendo el IVA

La parte recurrente alega en el caso enjuiciado que el IVA no debe formar parte del valor de lo sustraído, en tanto en cuanto, de no ser posible la restitución de lo hurtado, la reparación del perjuicio supondría la condena del sustractor al pago del precio de la cosa más el importe del IVA cuando el vendedor no vendría obligado a ingresar ésta última cantidad a la Hacienda Pública.

Sin embargo, el Alto Tribunal, concluye esa consideración del valor de la mercancía sustraída de cara a la responsabilidad civil no puede equipararse al valor por el que se mide la punición de la conducta.

Así pues, debe acogerse la postura favorable a su inclusión, es decir, el valor de lo sustraído en establecimiento comerciales es el precio de venta al público que debe interpretarse como la cantidad que debe abonarse para su adquisición, cifra que habitualmente se exhibe en el etiquetado de la mercancía, comprensiva, sin desglosar, las costas de producción y distribución del bien, los márgenes de beneficio de los sucesivos intervinientes en la cadena de producción y los tributos y aranceles que lo hayan gravado directa o indirectamente, con inclusión del Impuesto del Valor Añadido (IVA) en el territorio de su aplicación, península y Baleares, el impuesto General Indirecto Canario (IGIG), en las Islas Canarias y el impuesto sobre la Producción, los Servicios y las Importaciones (IPSI) en las ciudades de Ceuta y Melilla.

Por todo lo anterior, el supremo establece que el valor de las cosas no está en su costo sino en su precio, puesto que éste refleja su equivalencia económica y por consiguiente, el verdadero valor patrimonial de la cosa en el momento de cometerse el delito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here