Orden de los apellidos del menor en caso de desacuerdo

La demanda versa sobre la determinación de filiación, el demandante declara ser el padre biológico y por ello solicita la rectificación de los apellidos en el Registro Civil.

Dicha demanda no se opuso a la determinación de la filiación, sin embargo mostró su disconformidad con la solicitud de que el primer apellido del menor sea el del padre.

La sentencia recurrida afirma que la discrepancia sobre el orden de los apellidos debe decidirse de acuerdo con el interés del menor, y que para ello se debe tener en cuenta si se ha afianzado, por el transcurso del tiempo, el uso del apellido del menor, de modo que el cambio en el orden de los apellidos pudiese suponer un menoscabo de su derecho a la propia imagen.

Considerando también que tal menoscabo no existe teniendo en cuenta la corta edad del hijo, lo que implica que no ha hecho un uso prolongado de sus apellidos anteriores. Al respecto, la sala declara que la interrogante que se ha de responder en estos supuestos no es tanto si existe perjuicio para el menor por el cambio de apellidos como si, partiendo del que tiene como primero, le sería beneficioso el cambio, de forma que el primero fuese el paterno y el segundo el materno. Si no consta ese beneficio, no existe razón para alterar el primer apellido con el que viene identificado el menor. En el caso, no consta ese beneficio, y a ello cabe añadir que el menor tiene ya cuatro años, tiempo suficiente como para haberse asentado en la vida familiar, social y sanitaria con el primer apellido con el que aparece inscrito.

Puede leer el texto completo de la sentencia en www.casosreales.com Marginal: 70383450

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here