Nulidad de Actuaciones

El Supremo establece que no basta una mera irregularidad procesal para determinar la nulidad de actuaciones
Tribunal Supremo Sala Primera – 02/09/2013

 

Se declara haber lugar al recurso extraordinario por infracción procesal interpuesto contra sentencia de la Audiencia Provincial de Málaga (Sección 6ª), que acordó el sobreseimiento y archivo de las actuaciones, por incomparecencia de la parte demandante.
La Sala declara que en todo caso, la nulidad de actuaciones acordada por la Audiencia Provincial en la sentencia hoy recurrida se fundamentaba necesariamente en la causa prevista en el artículo 225, caso 3º, de la Ley de Enjuiciamiento Civil -coincidente con igual ordinal del artículo 238 de la Ley Orgánica del Poder Judicial – que se refiere a los supuestos en que «se prescinda de normas esenciales del procedimiento, siempre que, por esta causa, haya podido producirse indefensión».
Sin embargo la decisión de la juzgadora de primera instancia, al conceder a la parte demandante un plazo para subsanar un defecto de poder – por demás, inexistente- en lugar de acordar el sobreseimiento del proceso a que se refiere el artículo 414.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, podría haber constituido una irregularidad procesal pero, desde luego, no generaba indefensión alguna para la parte demandada, por lo que no podía dar lugar a una declaración de nulidad de pleno derecho.
Por ello, la Sala, estimando el recurso, ordena que se repongan las actuaciones al momento inmediatamente anterior al dictado de la sentencia impugnada, para que por la Audiencia Provincial se dicte nueva sentencia que resuelva sobre el fondo de los recursos de apelación interpuestos.
Puede leer el texto completo de la sentencia en www.bdifusion.es Marginal: 2436258