Negligencia profesional de una abogada por dejar que prescribiera una acción

Los demandantes vieron frustrada su petición indemnizatoria derivada de accidente de circulación por haber prescrito la acción correspondiente por la imprudencia profesional de la abogada demandada

Desestimada en primera instancia la acción de resarcimiento de daños y perjuicios ejercitada frente a la letrada demandada, la Audiencia Provincial de Murcia declara su responsabilidad por negligencia profesional y fija la cuantía indemnizatoria que ha de abonar a quienes fueron sus clientes.

Los demandantes vieron frustrada su petición indemnizatoria derivada de accidente de circulación por haber prescrito la acción correspondiente por la imprudencia profesional de la abogada demandada.

Tras sufrir el accidente los actores formularon denuncia, llevando la letrada el correspondiente proceso penal, que fue sobreseído. La cuestión es determinar si a dicha abogada se le encargó ejercitar no solo la acción en vía penal, sino también en vía civil.

El hecho de que con posterioridad a dictarse el Auto de sobreseimiento los actores otorgaran poderes a Procuradores y a la propia Letrada, evidencia que el encargo incluía también la vía civil. Incluso ésta alega la falta de provisión de fondos necesaria para seguir la vía civil.

Es admisible que dicha provisión de fondos fuera condición necesaria para ejercitar la acción pero, en cualquier caso, aunque no estuviera obligada a presentar la demanda hasta recibir la correspondiente provisión de fondos, sí era obligación suya comunicar con la debida antelación al cumplimiento del plazo prescriptivo que cesaba en el cometido encargado por falta de provisión de fondos. Sus clientes no tienen por qué conocer el plazo de prescripción ni el día a quo del inicio de dicho plazo.

Ha de tenerse en cuenta que la documentación continúa en poder de la demandada y que al requerirles el pago de la provisión de fondos no señaló plazo alguno.

Dicha actuación profesional negligente causó un daño a sus clientes por cuanto era viable la prosperabilidad de la acción al tratarse de un golpe por alcance cuando el vehículo en el que viajaban se detuvo ante un Stop.

A la hora de cuantificar la indemnización que les corresponde han de tenerse en cuenta los informes médicos forenses y no los aportados con la demanda, que carecen de firma y no fueron ratificados. Han de incluirse, asimismo, los gastos médicos y de rehabilitación que resultan justificados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here