“Muchas empresas no saben que el plazo máximo para pagar es de 60 días como regla general o que se pueden reclamar los costes de recobro en caso de retraso o impago”

Cristina de Santiago Fundó Arte Abogados en 2016, después de su paso profesional en Andersen Tax&Legal (Olleros Abogados). Es especialista en derecho preventivo y responsabilidad penal de las personas jurídicas. Ha asesorado a clientes nacionales e internacionales, tanto en asuntos pre-contenciosos como contenciosos, llevando la dirección letrada de litigios de alta complejidad en todas sus instancias

Entrevista a Cristina de Santiago, socia de Arte Abogados

Cómo experta en procedimientos de reclamación de deuda para empresas, ¿Cómo ves el panorama de morosidad empresarial en España?

 

Después años de crisis, es cierto que hay una clara mejoría económica y volvemos a cifras anteriores. Por ejemplo, a nivel bancario la morosidad está en las mismas cotas que en el año 2011.

 

El problema es que no estamos recuperados y estar a niveles pre – crisis no significa que haya habido crecimiento. Durante estos 8 años deberíamos haber mejorado en competitividad y no es así, seguimos arrastrando muchos problemas.

 

Para que la morosidad no suponga un lastre, deben tomarse medidas más severas para los incumplidores, incluidas las propias administraciones, que nos permitan acercarnos al resto de países europeos y concienciar a los empresarios en esta materia.

La morosidad es uno de los principales motivos de cierres y disoluciones de PYMES en España ¿Están muy desprotegidas las pymes en materia de impagos o morosidad?

 

Mucho, no hay una concienciación sobre este tema. El gran problema que tenemos en España es que la morosidad se ha hecho económicamente ventajosa; bien porque las empresas no se atreven a pedir los intereses de demora, bien por la lentitud con la que, a veces, se tramitan las reclamaciones judiciales. Parece que hay una cierta sensación de impunidad.

Se necesitan medidas más contundentes. Por ejemplo, con la Proposición de Ley de refuerzo de la lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales se pretende, por ejemplo, sancionar a los incumplidores en el plazo de pago de las facturas, salvo que acrediten que son víctimas de este círculo vicioso de impagados.

Debe tenerse en cuenta que la morosidad es un tema al que por cuestiones del día no se presta demasiada atención pero que puede estrangular a cualquier empresa; ya que te puede obligar, muchas veces, a financiar tu circulante.

Los autónomos y los pequeños no tienen esa capacidad o, cuando son conscientes del agujero, ya es muy tarde para acudir a esta financiación porque su capacidad económica ha mermado muchísimo.

En supuestos de impagados los tiempos son fundamentales, cuanto antes se hagan las reclamaciones más probable es que se vean resultados o que se paguen las facturas.

A la hora de reclamar la deuda, ¿Cuáles son los principales problemas con los que se encuentra la empresa?

 

Hay dos problemas que se arrastran con los años: la falta de información y el miedo a iniciar reclamaciones, por el coste o por pérdida de clientes. Muchas empresas no saben que el plazo máximo para pagar es de 60 días como regla general o que se pueden reclamar los costes de recobro en caso de retraso o impago.

 

Ambos se pueden atajar con el debido asesoramiento. El segundo es una decisión de negocio que debe tomarse con calma, aunque hay que pensar si compensa tener morosos en nuestra cartera de clientes o durante cuanto tiempo nuestra economía nos permite aguantar esta situación.

¿En qué crees que puede ayudar a la pyme un protocolo de prevención en materia de impagos? Y ¿cómo se puede articular?

 

Este tipo de medidas aportan dos ventajas principales, ayudan con los tiempos evitando que la antigüedad de la deuda se convierta en incobrable y permite un control adecuado de los gastos, acceso a financiación y mejora de los recursos internos. Enviar un burofax en cuanto ha transcurrido el plazo de 60 días es, la mayoría de las veces, más eficaz que un procedimiento después de un año.

 

La mejor forma de articular este tipo de procedimientos es adecuándose a las necesidades y al tipo de empresa y cuando todos sus miembros están involucrados. De nada sirve que se instale el software más moderno o se implemente todo un procedimiento si no se ajusta al tipo de servicio o clientes que tiene la empresa, tiene que ser algo muy personalizado.

¿Cuáles son los sectores de actividad que presentan mayor tasa de morosidad en España?

 

El sector de la construcción, la contratación con administraciones públicas sigue estando a la cabeza; aunque se ha registrado un fuerte repunte en materia de alquiler.

 

Si no seguimos un criterio de sectorialización es evidente que donde se registra una mayor tasa de morosidad es en las empresas del Ibex. Este es un dato sorprendente, pues son estas empresas las que deberían dar ejemplo y coadyuvar a las PYMES y no ahogarlas financieramente con plazos insostenibles de pago; aunque se deba, en muchas ocasiones, a los protocolos de control instaurados en la propia empresa. Es un campo en el que se debe mejorar.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here