Medir la credibilidad del medio probatorio

Asesinato con alevosía - Causas ante Jurado: no accede a casación la sentencia del Tribunal del Jurado, sino solamente la dictada en apelación por el TSJ.

 

El legislador de manera inequívoca quiso excluir la toma en consideración del material acumulado en fase previa al juicio oral como eventual fundamento de la decisión del Jurado, a salvo en un particular: medir la credibilidad del medio probatorio producido en dicho acto ante el Jurado.

Por ello pertrecha a la parte con un testimonio de las fuentes de prueba acumuladas en aquella fase, además del que el instructor remitirá de las diligencias no reproducibles. (art 34.3). Pero ese testimonio no podrá en modo alguno tener un uso diverso del que el adjudica el art 46.5 de la misma ley: informara quien preside el juicio para que decida autorizar o denegar una interpelación al testigo o perito de quien la parte afirme que contradice lo dicho en fase anterior.

Es a la vista del testimonio, única y exclusivamente por el Presidente, que éste autorizará o no la interpelación. Y el testimonio se unirá al acta a fin de que en apelación pueda dilucidarse si la autorización o denegación de la interpelación fue correcta.

Ahora bien el artículo 46 es nítido: En primer lugar, no podrá «darse lectura» a lo testimoniado, prohibición cuya única finalidad es precisamente conjurar el riesgo de que el Jurado no solo tome noticia de ello sino que funde su decisión en la declaración anterior al juicio. Será de la interpelación de lo que el Jurado podrá extraer la conclusión de credibilidad o no de lo dicho en juicio oral. Y por ello fundar en lo allí dicho la condena, o prescindir de lo allí dicho.

Puede leer el texto completo de la sentencia en www.casosreales.es Marginal : 70426189

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here