La objeción y la desestimación de la querella. Sus diferencias y su correcta aplicación en el Derecho boliviano. (Código de Procedimiento Penal)

29/09/09

Dr.  ALFREDO  PÉREZ  ÁLVAREZ

I.- CONSIDERACIONES  GENERALES

Pese a que estas dos figuras jurídicas están previstas en la Segunda Parte del nuestro Código de Procedimiento Penal vigente (Procedimientos), en Libros y Títulos separados o independientes y con finalidades también específicas, en los hechos o la práctica no se hace la necesaria diferenciación de las mismas, y debido a ello es que se utiliza, se plantea o formula, particularmente la objeción a la querella, indistintamente en procesos por delitos de acción pública, como en procesos por delitos de acción privada, lo que en la tramitación de los mismos inevitablemente provoca una serie de confusiones que luego inciden en la correcta aplicación de la ley procesal; cuando en realidad, de acuerdo con lo establecido por el propio Código de Procedimiento Penal (en adelante sólo CPP) ambas figuras rigen para procedimientos específicos, a formularse o bien sólo resolverse, igualmente en momentos procesales claros y concretos, dependiendo de la figura de que se trate (objeción o desestimación).

Esta situación es que, particularmente como Juez de la materia me ha preocupado siempre y llamado la atención de una manera especial, haciendo que en esta ocasión que además la considero propicia, se acentúe en mi la inquietud y necesidad a la vez de realizar un análisis minucioso de dichas figuras en particular,  con la sola pretensión de procurar establecer una línea interpretativa uniforme en lo que tiene que ver con la aplicación de las mismas; naturalmente que sustentado siempre en las disposiciones legales pertinentes y contenidas de manera clara en el mismo Código de Procedimiento Penal.
- 2 -

II.- INTRODUCCIÓN  AL  TEMA

Previamente a ingresar ya en materia, considero necesario el referirme a que, según lo establecido de manera expresa por el Art. 53 del CPP sobre la competencia de los Jueces de Sentencia, a más de La extinción de la acción penal en el caso de conflictos resueltos por las comunidades indígenas y El recurso de Habeas Corpus cuando a ellos les sea planteado; éstos son competentes para conocer la sustanciación y resolución especialmente de:

a) Los Juicios por delitos de acción privada;
b) Los juicios por delitos de acción pública sancionados con pena no privativa de libertad o con pena privativa de libertad cuyo máximo legal sea de cuatro o menos años; y
c) El procedimiento para la reparación del daño, cuando se haya dictado sentencia condenatoria.

Ahora bien, la Segunda Parte del CPP que está referido a los Procedimientos (en general), comienza con el Libro Primero que está dedicado o tiene que ver con el  Procedimiento Común u ordinario (Arts. 277 al 372); y, luego está el Libro Segundo y que será de particular interés para este trabajo, en el que se establecen clara y específicamente los Procedimientos Especiales a aplicarse en ciertos procesos en particular, entre ellos especialmente en los casos por Delitos de Acción Privada (Título II Arts. 375 y Sgtes.) a analizarse luego cuidadosamente y compararse con el procedimiento ordinario, con el propósito de ver e identificar sus particularidades, y en su mérito establecer la aplicación correcta de la objeción y desestimación de la querella, que viene a ser el objetivo principal de este sencillo trabajo.

Así, pues, hechas estas necesarias precisiones más con la finalidad de ser comprendido con mayor facilidad en lo que ya en adelante

- 3 -

revisaré y expondré, debo recalcar y dejar sentado como principio si se quiere, que: estos procesos, sobre todo por delitos de acción privada (como también en la Reparación del Daño), se rigen por Procedimientos Especiales como ya se dijera antes; pero sólo hasta determinado momento procesal nada más, esto es hasta que, luego de cumplidas ciertas formalidades como actuaciones previas establecidas con carácter imperativo por la misma ley (por lo que no pueden obviarse), el mismo Código expresamente nos remite al procedimiento común u ordinario, haciendo que desde ese momento recién rijan estas reglas (procedimiento ordinario) y ya hasta la finalización del proceso o juicio, pero que no pueden aplicarse antes de dicho momento procesal (remisión expresa) porque aún rige el Procedimiento Especial.

III.- PROCEDIMIENTO  ORDINARIO  POR  DELITOS  PERSEGUIBLES  DE  OFICIO

LA OBJECIÓN  DE  LA  QUERELLA

Artículo 53 (Jueces de Sentencia).- Los Jueces de Sentencia son competentes para conocer la sustanciación y resolución de:
1) . . .
2) Los juicios por delitos de acción pública sancionados con pena no privativa de libertad o con pena privativa de libertad cuyo máximo legal sea de cuatro o menos años;
. . .
En este tipo de delitos el procedimiento a seguirse en el curso de su tramitación, es nada más que el previsto en los Arts. 340 y siguientes del CPP, procedimiento común en el que no existen mayores complicaciones ni confusiones en ninguna de sus fases, esto es, Etapa Preparatoria (denuncia, querella, investigación, etc.), más los Actos Conclusivos (acusación, sobreseimiento, etc.) y Etapa del Juicio.

- 4 -

Ahora sí, debo hacer una absolutamente necesaria puntualización y es que; en estos procesos, la víctima puede constituirse en parte querellante para promover la acción penal según lo previsto por el Art. 78 del Código de la materia, pero necesariamente deberá presentar su querella ante el Fiscal de la causa y en el curso de la etapa preparatoria o investigativa (no en otro momento), tal cual también a su vez lo establecen de manera expresa los Arts. 79 y 290 del CPP.  Luego, según la previsión contenida en el Art. 291 del mismo Código, esta querella después el Fiscal o el imputado la podrán objetar en relación a su admisibilidad o en atención a la personería del querellante, objeción que la formularán  ante  el Juez de la Instrucción (o Cautelar) en el plazo de tres días de su notificación; y luego éste, previa convocatoria a las partes a una audiencia oral a realizarse en el mismo plazo, que no es otra cosa que someter dicho incidente a sustanciación (conocimiento de partes, producción de prueba si fuere el caso, valoración de la misma, etc.), resolverá la cuestión inmediatamente de finalizada la referida audiencia.

De esta manera, pues, se tiene por demás claro que la objeción a la querella está prevista por nuestra ley procesal penal específica-mente para este tipo de procesos (ordinarios), a interponerse por el Fiscal o el imputado sustentándola en las causales anotadas en el ya antes citado Art. 291, así como a tramitarse precisamente en dicho momento procesal (en la etapa preparatoria).  Entonces, de aquí se infiere inequívocamente que; la Objeción no rige para otro tipo de procesos que no sea el ordinario, como tampoco puede plantearse en otro momento procesal diferente al establecido expresamente por la misma ley, a través de todas la disposiciones ya citadas.

 

- 5 -

IV.- PROCEDIMIENTO  ESPECIAL  POR  DELITOS  DE ACCIÓN  PENAL  PRIVADA

LA  DESESTIMACIÓN  DE  LA  QUERELLA

Artículo 53 (Jueces de Sentencia).- Los Jueces de Sentencia son competentes para conocer la sustanciación y resolución de:
1) Los juicios por delitos de acción privada;
. . .

Artículo 375 (Acusación particular).- Quien pretenda acusar por un delito de acción privada, deberá presentar su acusación ante el Juez de Sentencia por sí o mediante apoderado especial, conforme a lo previsto en este Código.

Cuando el querellante necesite de la realización de un acto preparatorio para la presentación de su querella, solicitará al Juez que ordene a la autoridad competente su realización.   (las negrillas y subrayado son míos)

En este punto, teniendo luego que referirme a una figura procesal especial y propia de este trámite, como es la Desestimación, de inicio necesariamente debo dejar perfectamente claro que; según lo expresamente establecido por el primer párrafo del Art. 375 siempre del CPP, quien pretenda acusar por un delito de acción privada, lo que realmente presentará ante el Juez de Sentencia será una verdadera acusación, así su memorial tenga el rótulo de querella, acusación particular ésta que se equipara o equivale a la vez a una verdadera acusación fiscal, puesto que es justamente la que luego se constituirá en la base del juicio en el marco de lo establecido por el Art. 342 del CPP (la base del juicio es la acusación; si no hay acusación, no hay juicio).  Entonces, esta perfectamente claro que esta pieza procesal no es una simple querella en los alcances del Art. 290 del CPP, por lo que tampoco puede ser materia de objeción en el marco del ya citado Art. 291 del mismo cuerpo legal.

- 6 -

Estas características hacen precisamente que dichos procesos se sometan a un procedimiento especial (no ordinario), aunque sólo hasta cierto momento procesal como ya se dijo, en este caso concreto, hasta después de realizada la Audiencia Conciliatoria según lo establecido por los Arts. 377 y 379 siempre del CPP; particularidades que no permiten, pues, o no hacen posible que se formule la objeción a la querella de acuerdo con lo previsto por el Art. 291 ya antes citado (porque no se trata de una simple querella, y no corresponde a la etapa preparatoria).

Frente a esta situación es que la ley sabiamente ha previsto otra figura jurídica como es la Desestimación, para el caso de que se presentaran defectos en la acusación particular (o querella), de aplicación exclusiva para este tipo de procesos, a pronunciarse sin previa sustanciación y por el mismo Juez que luego tramitará el juicio (Juez de Sentencia).

Artículo 376 (Desestimación).- La querella será desestimada por auto fundamentado cuando:

1) El hecho no esté tipificado;
2) Exista la necesidad de algún antejuicio previo; o
3) Falte alguno de los requisitos previstos para la querella.

En el caso contemplado en el numeral 3), el querellante podrá repetir la querella por una sola vez, corrigiendo sus defectos, con mención de la desestimación anterior.

Como puede advertirse con total claridad, la Desestimación de la querella o acusación propiamente dicha, sólo podrá darse o disponerse cuando a su vez también se de uno o más de las causales previstas en el catálogo de la norma antes transcrita y a pronunciarse por el Juez de la causa, incluso antes de ponerse dicha acusación en conocimiento de la parte imputada (antes de establecerse la relación procesal).

- 7 -

V.- CONCLUSIONES

Atento a todo lo hasta aquí apretadamente expuesto, y sobre todo lo establecido por las disposiciones legales citadas, finalmente se tiene muy claro que:

a) En los procesos ordinarios por delitos de acción pública, la víctima comprendida en los alcances del Art. 76 del CPP, interpone su querella ante el Fiscal y en el curso de la Etapa Preparatoria (durante el desarrollo de las investigaciones); y, donde el referido Fiscal o en su caso el imputado pueden objetar la admisibilidad de esta querella, o bien la personería del querellante; pero formulando su objeción ante el Juez de la Instrucción en el plazo de tres días de su notificación o conocimiento, para que el referido Juez a su vez, previa sustanciación (conocimiento de partes, producción de prueba si fuere el caso, etc.), y en audiencia oral, resuelva la cuestión en igual plazo;
b) En cambio, en los procesos por delitos de acción privada sujetos a un procedimiento especial, la querella que en realidad es una verdadera acusación de acuerdo con las consideraciones legales ya antes realizadas, la víctima la presenta directamente ante el Juez de Sentencia (Art. 375 CPP); y si esta querella o acusación tuviera defectos que ingresen en los alcances del catálogo previsto en el Art. 376 del CPP, de hecho o de oficio el Juez la desestimará, esto es, sin necesidad de petición de parte ni la realización de audiencia oral, y por ende sin previa sustanciación o trámite (conocimiento de partes, producción de prueba, etc.), pudiendo el interesado repetir su querella por una sola vez corrigiendo sus defectos y con mención de la desestimación anterior, si fuere el caso.  Y

- 8 -

c) De esta manera, de lo anotado en los dos incisos anteriores, a) y b), se tiene totalmente claro que: la Objeción rige para procedimientos ordinarios y en procesos por delitos de acción pública; mientras que la Desestimación rige específicamente para los procedimientos especiales y en procesos por delitos de acción privada.  Dicho de otra manera  esto  significa  que; la Objeción no puede aplicarse a procedimientos especiales en procesos por delitos de acción privada; y, contrario sensu, tampoco la Desestimación puede aplicarse a procedimientos ordinarios en procesos por delitos de acción pública, dadas sus características y finalidades propias; extremo que también se infiere con absoluta claridad de lo previsto en los incisos 4) y 5) del Art. 403 siempre del CPP, que establecen dos causales separadas o independientes para cada una de dichas figuras y que hacen viable la apelación incidental.

VI.- SU  APLICACIÓN  EN  LA  PRÁCTICA

En este entendimiento, y debidamente sustentado en todas las disposiciones legales citadas, queda perfectamente claro que el verdadero espíritu de nuestro Código de Procedimiento Penal, en lo referente a la aplicación de la objeción y la desestimación de la querella, está alineada al procedimiento expresamente previsto para cada una de estas figuras procesales, conforme a lo antes ya referido.  Entonces, lo que corresponde en estricta observancia de la ley procesal y los principios de especificidad y coherencia, es aplicar estas dos figuras en la práctica, de la manera y de acuerdo con la finalidad para la que han sido creadas; lo que obviamente brindará mayor seguridad y celeridad en la tramitación de estos procesos, sin lugar a dudas ni confusión alguna.

De cualquier modo, el imputado no se verá nunca coartado en su derecho de objetar la acusación, puesto que siempre tendrá la oportunidad de hacerlo por la vía de las excepciones, en este caso,
- 9 -

por la prevista en el Inc. 3) del Art. 308 del Código de Pdto. Penal, aunque obviamente en su debido momento procesal claramente establecido por los Arts. 345 y 346 del mismo cuerpo procesal (antes de la declaración del imputado).
------------------------

 

 

Copyright © 2012 Todos los derechos reservados. El uso de este sitio web implica la aceptación de las Condiciones de uso y de la Política de privacidad de Informativo Jurídico.

a