Hoy entrevistamos a Gonzalo Cascales Ortells, ganador del único premio “Joven Jurista” Economist & Jurist 2018

Gonzalo Cascales Ortells, es un joven abogado de Murcia, que actualmente se ecuentra trabajando en RUBIO ABOGADOS, y que resultó el único ganador en la categoría de “Jovenes juristas” el pasado día 3 de diciembre de 2018, en el II certamen de Premios a la Excelencia en la práctica jurídica Economist & Jurist.

¿Con qué ámbitos del derecho del derecho te encuentras mas familiarizado y en cuales te gustaría enfocar tu actividad?

Lo que más me gusta es el Derecho Civil, área a la que actualmente desarrollo la mayor parte de mi actividad. Dentro de esta rama, que es amplísima, tengo preferencia por el derecho de familia y el derecho bancario. Pero también tengo experiencia en el ámbito del Derecho Penal.

Y en cuanto a materias en las que me gustaría desarrollar mi actividad en un futuro, el derecho de extranjería y el derecho societario son dos materias con las que ya he entrado en contacto y me resultan muy interesantes. Por último, un ámbito que creo que va a tener una importancia enorme en el desarrollo de la práctica jurídica en el futuro es el derecho de las nuevas tecnologías, ya que estas constituyen un fenómeno que ha revolucionado las relaciones entre los ciudadanos. Considero que el estudio del derecho de las nuevas tecnologías es de enorme utilidad ya que nuestra obligación como profesionales es conocer las respuestas que el derecho ofrece a los cambios que se producen en nuestra sociedad, y además tiene incidencia en ámbitos tan diversos como la propiedad intelectual, el derecho penal o el derecho de contratos.

El pasado 3 de diciembre recibiste el premio a la excelencia en la práctica jurídica de Economist & Jurist en la categoría de joven jurista. ¿Qué supuso para ti este premio, teniendo en cuenta el poco tiempo que llevas en la profesión de abogado?

Recibir este premio me supuso una gran satisfacción. Cuando has puesto esfuerzo en algo, y un jurado valora tu trabajo y considera que es merecedor de un premio tan importante, el orgullo que sientes es enorme. Más aún cuando eres muy joven, acabas de entrar en este mundo y te ves en una gala rodeado de juristas reconocidos de diferentes ámbitos de la práctica jurídica.

Participar en el proyecto Big Data Jurist fue un placer, y me gustaría seguir participando en el futuro. Tengo mucho que agradecer a Dña. Helena Aixelá Cabré, con quien colaboré estrechamente. Alternar el ejercicio de la abogacía con la investigación es algo que me gustaría compaginar y, en cierto modo, practicar en este proyecto ha sido mi primer acercamiento al ámbito de la investigación jurídica una vez acabados mis estudios.

¿Cómo valoras los cambios jurisprudenciales en materia de cláusulas abusivas y derecho bancario?

Sinceramente, creo que tantos cambios en tan poco tiempo no son positivos ni para los ciudadanos ni para los juristas. Todos sabemos que la justicia no es tan rápida como a muchos nos gustaría, especialmente en este ámbito donde por más que se crean nuevos juzgados especializados enseguida resultan colapsados. Hay mucha gente que cuando se decidió a reclamar su cláusula suelo y sus gastos de formalización de la hipoteca pensó que podría recuperar un importe muy importante de dinero, pero en ese tiempo que ha transcurrido hasta el señalamiento del juicio y la posterior sentencia, ha visto como se ha perdido la oportunidad de reclamar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, la mitad del importe de los gastos de gestoría y notaría y la comisión de apertura.

Como profesional tienes la obligación de informar al cliente que acude a ti para efectuar una de estas reclamaciones de que se trata de una materia cambiante y que no hay nada asegurado, pero aún así muchas personas que se han visto afectadas por estas cláusulas abusivas y que tenían la expectativa de recuperar lo que consideran que es suyo se han visto decepcionadas. Por eso, cuando ven que un tribunal dicta una sentencia diciendo que quien debe pagar el impuesto es el banco, para después dejar en suspenso el fallo y, unas semanas después, dictar una nueva sentencia de pleno cambiando el criterio, consideran que la justicia no les está protegiendo.

Estas situaciones se deben evitar, y yo creo que la solución pasa por que la regulación legal de la materia sea suficientemente clara y detallada como para que no sean los tribunales quienes decidan como deben regir las relaciones entre entidades bancarias y consumidores.

Otro de los objetivos en materia de cláusulas abusivas sería la agilización de los procedimientos para evitar el colapso de los juzgados. Con dicha finalidad, tal vez sería oportuno reformar la Ley de Enjuiciamiento Civil para permitir que, aquellos procedimientos de esta materia cuya cantidad no excediese de 6.000 euros, se tramitasen por los cauces del juicio verbal, y no por los del procedimiento ordinario.

¿Cuáles crees que son las claves para ofrecer un buen servicio profesional en esta materia? 

Considero que tienes que ofrecer al cliente un servicio totalmente personalizado, comenzando por el estudio de las particularidades de su caso. Es algo que se debe aplicar en cualquier campo del derecho, pero tal vez en el ámbito del derecho bancario y las cláusulas abusivas se tiende en exceso a la utilización de modelos. Cuando un cliente confía en ti, debes poner el máximo esfuerzo en solucionar su problema de la mejor forma posible.

Otra obligación de cualquier letrado que trabaja en este ámbito es estar en constante actualización. En los últimos meses, el Tribunal Supremo ha dictado importantes resoluciones en materia de gastos de hipoteca. Recientemente, ha recaído la esperada sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea resolviendo los Asuntos Acumulados C-70/17 y C-179/17 sobre la cláusula de vencimiento anticipado, por cuya espera se han suspendido miles de procedimientos de ejecución hipotecaria en nuestro país. Y ahora, un juzgado de Ceuta ha planteado una nueva cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea para que determine cuál es el adecuado reparto de gastos entre el banco y el consumidor. Parece que aún queda bastante para alcanzar la seguridad jurídica en esta materia y, hasta entonces, los profesionales debemos estar pendientes de estos cambios con la finalidad de obtener los mejores resultados para nuestros clientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here