Hoy entrevistamos a D. Eduardo Íscar Álvarez, Decano del Ilustre Colegio de Abagados de Salamanca. #AbogacíaTransforma2019

D. Eduardo Íscar Álvarez, Decano del Ilustre Colegio de Abagados de Salamanca: “El informe Abogacía Futura 2020 nos descubre nuevos nichos de negocio a la abogacía”

“El informe Abogacía Futura 2020 nos descubre nuevos nichos de negocio a la abogacía”

Barómetro de Economist & Jurist 

Hoy entrevistamos a D. Eduardo Íscar Álvarez, Decano del Ilustre Colegio de Abagados de Salamanca, y le preguntamos acerca de diversos temas de interés general planteados abiertamente a diversos representantes de las instituciones colegiales y de la Abogacía, participando así en el Barómetro realizado en exclusiva por los portales Informativo jurídico y por Economist & Jurist, en el seno del Congreso de Valladolid.

 

La inteligencia artificial y las nuevas tecnologías en general, están penetrando cada vez más en el día a día de la abogacía ¿Qué pueden hacer los colegios para ayudar a sus colegiados en estas áreas?

Hay mucho y todo por hacer desde los colegios. Desde el CGAE ha existido esa preocupación por la irrupción de las nuevas tecnologías y para dotar a los colegiados de una herramienta con la que hacer frente a esta demanda de información, se ha presentado en el Congreso de Valladolid el informe Abogacía Futura 2020 que contempla la aparición de nuevos retos tecnológicos como posibilidades de acceso a nuevos nichos de negocios, cuando los tradicionales dan signos de agotamiento.

Como usted sabe miles de abogados contribuyen a la formación de nuevos letrados de forma desinteresada, acogiendo en sus despachos graduados en derecho en prácticas. ¿Le preocupa que si a estos abogados se les exige que den de alta en la seguridad social a los graduados que acogen, dejen de colaborar en el “mentoring” de los jóvenes por no poder soportar los costes?

Esa idea, de seguir adelante, sería un golpe muy duro para la formación de los nuevos compañeros ya que se trataría de un coste inasumible para los despachos individuales. Alguien ha equivocado gravemente los conceptos de formación práctica con ejercicio profesional, por lo que confío en que esa idea no tenga mucho recorrido.

¿Qué opinión le merece el pro-bono en la abogacía?. ¿Ve peligro de conflicto entre esta actividad y la derivada de los abogados del turno de oficio?

Todos los abogados hacemos pro-bono de una forma u otra, lo que ocurre es que hasta ahora no hemos tenido intervención en su puesta en marcha y se está haciendo sin control por la abogacía; es buen momento para que, marcando claramente sus límites con la justicia gratuita y la abogacía de pago, la abogacía institucional se involucre en la creación y gestión de la prestación del pro-bono.

¿Cuál es la causa más frecuente por la que los abogados son sancionados por su colegio? Partiendo de que tenemos una profesión con un ejercicio bastante correcto desde el punto de vista del respeto a las normas deontológicas, las principales sanciones se dan en el ámbito del secreto profesional (revelación de comunicaciones entre letrados), falta de detalle en las minutas y facturas a los clientes, retención de documentación o no prestar la debida atención al asunto encomendado.

¿En su opinión el secreto profesional de los abogados está suficientemente protegido en nuestro ordenamiento actual?

Creo que sí y tal y como lo contempla en nuevo artículo cinco del código recientemente aprobado, se compaginan perfectamente el rigor en la defensa del secreto profesional como la posibilidad de su liberación ante la comisión de flagrantes injusticias que se pudieran amparar en la reserva de las conversaciones y comunicaciones entre letrados. Creo que guardan un perfecto equilibrio.

¿Qué temática de este congreso es la que más le interesa?

Me ha interesado mucho todo lo relacionado con el marketing, gestión de despachos y redes sociales; creo que es una carencia que los despachos pequeños y abogados individuales tenemos que superar. Por supuesto también toda la parte de nuevas tecnologías en la que he estado especialmente implicado a través del informe Abogacía Futura 2020.

Muchos ciudadanos se quejan de la frialdad de la Administración de Justicia. Esta acusación afecta a todos los operadores jurídicos, incluyendo a los abogados. ¿Qué puede hacer la abogacía para contribuir a humanizar más la justicia?

D. Eduardo Íscar Álvarez, Decano del Ilustre Colegio de Abagados de Salamanca: “El informe Abogacía Futura 2020 nos descubre nuevos nichos de negocio a la abogacía”

 

Al tener el contacto directo con los clientes, es el abogado quien aporta desde siempre el lado más humado a la justicia, explicando a los justiciables sus complejos mecanismos y adaptando el lenguaje y la explicación a su nivel de conocimientos de manera que se lo hacemos comprensible. Antes decía que todos hacemos abogacía pro-bono de una forma u otra, todos nos enfrentamos a situaciones de necesidad de los ciudadanos de una solución a los problemas que le son acuciantes, por lo que no creo que en justicia se deba incluir a los abogados dentro de los causantes de la deshumanización de la justicia, negando con ello la premisa de la pregunta.

D. Eduardo Íscar Álvarez, Decano del Ilustre Colegio de Abagados de Salamanca

Barómetro de Decanos de Ilustres Colegios de la Abogacía,  en el Congreso de Valladolid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here