Fortalecimiento de la Atención Primaria

En materia sanitaria, el Gobierno también ha abordado el Marco Estratégico de Atención Primaria de Salud con el fin de revitalizar y reforzar la sanidad pública.

María Luisa Carcedo ha subrayado que la Atención Primaria es un servicio público que atiende a los ciudadanos a través de 13.000 centros de salud y 457 hospitales públicos repartidos por todo el territorio nacional: “Es un instrumento para garantizar la universalidad y la equidad de nuestro Sistema Nacional de Salud”.

La urgencia de abordar la puesta al día del sistema, según ha apuntado la ministra, es compartida por las comunidades autónomas, los pacientes y las asociaciones sanitarias. Además, responde a las movilizaciones de los profesionales sanitarios en demanda de mejoras en la calidad del sistema.

La ministra ha defendido que la Atención Primaria debe adaptarse para dar una mejor respuesta a las necesidades actuales de los pacientes, a la prevalencia de enfermedades crónicas y a la mayor esperanza de vida de los ciudadanos. También debe disponer de más y mejor tecnología: “Contamos con unos especialistas de medicina familiar y comunitaria muy formados y cualificados para interpretar las nuevas tecnologías y, por tanto, tienen una mayor capacidad de resolución en los centros de salud, contribuyendo así a aliviar la presión sobre la atención especializada y a eliminar las listas de espera”.

Igualmente, Carcedo ha apostado por responder a las expectativas de los profesionales en materia de organización, formación, docencia e investigación.

Por primera vez en 30 años, ha resaltado la ministra, hay un documento elaborado con las aportaciones de pacientes, profesionales y de las administraciones que plantea un nuevo marco de referencia para la Atención Primaria y renueva su liderazgo como eje fundamental del Sistema Nacional de Salud.

Mejor atención al paciente

El marco presentado por la ministra incorpora seis líneas estratégicas, 23 objetivos y 100 medidas, entre las que figuran que las citas médicas para la atención no urgente se atiendan en menos de 48 horas y que se aprueben ofertas públicas de empleo con periodicidad, al menos bienal, para reducir la tasa de temporalidad por debajo del 8%.

El texto fija como objetivo que en el año 2022 cada profesional sanitario tenga un cupo de 1.500 pacientes en atención a adultos y 1.000 en pediatría. También actualiza los programas de atención médica domiciliaria e impulsa la formación, la docencia y la investigación.

En este sentido, la ministra ha avanzado que los centros de salud tienen que convertirse también en unidades docentes para contribuir a formar especialistas no solo en medicina familiar, sino en especialidades de atención hospitalaria.

Carcedo ha recordado que el Sistema Nacional de Salud es uno de los logros más importantes de nuestra democracia, es uno de los servicios más valorados por la ciudadanía, facilita la equidad, la cohesión en el país y, además, emplea a más de medio millón de personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here