Delito continuado de fraude a la Seguridad Social

Infracción de ley

 

Se declara no haber lugar al recurso de casación interpuesto contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Zaragoza cuya Sección Tercera por la que se condena al acusado como autor de un delito continuado de fraude a la Seguridad Social ya definido, sin la concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, a la pena de tres años y seis meses de prisión, con la accesoria de inhabilitación del art. 56 del Código Penal y multa de 800.000 euros con arresto sustitutorio en caso de impago de 6 meses, así como la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y el derecho de gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante cuatro años.

Ante la referida sentencia, la representación procesal del acusado, decide articular recurso de casación, considerando que su defendido ha sido condenado de manera injusta, por haberse producido la infracción de ley, al amparo del artículo 849. 1º de la LECr., al haberse infringido el art. 307.1 del Código Penal vigente en el momento de la comisión de los hechos, lo 15/2003 de 26 de noviembre, al no incardinarse en el tipo penal invocado la concurrencia del elemento objetivo de lo injusto, consistente en eludir el pago de las cuotas a la Seguridad Social por importe que exceda de 120.000 euros, referidos al año natural.

Valorada la prueba aportada, y considerando los hechos, el Alto Tribunal concluye desestimar las alegaciones de la parte recurrente. Esta Sala considera que el control casacional del respeto al derecho a la presunción de inocencia no consiste en realizar una nueva valoración de las pruebas practicadas ante el Tribunal de instancia porque a él y solo a él corresponde esta función valorativa, sino que únicamente autoriza a esta Sala de Casación a valorar, de una parte, la existencia de prueba de cargo adecuada y, de otra, su suficiencia. En definitiva, es reiterada la doctrina de que, salvo supuestos en que se constate irracionalidad o arbitrariedad, este cauce casacional no está destinado a suplantar la valoración por parte del Tribunal sentenciador de las pruebas apreciadas de manera directa, como las declaraciones testificales o las manifestaciones de los imputados o coimputados, Se concluye que como los dictámenes periciales, ni realizar un nuevo análisis crítico del conjunto de la prueba practicada para sustituir la valoración del Tribunal sentenciador por la del recurrente o por la de esta Sala, siempre que el Tribunal de Instancia haya dispuesto de prueba de cargo suficiente y válida, y la haya valorado razonablemente.

Puede leer el texto completo de la sentencia en www.casosreales.es Marginal: 70423595

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here