Asesoramiento y fuentes alternativas: elementos clave en la actual financiación de las PYMES

Financiemientos10.jpg

IURE Emprendedores & Business analiza la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial

La reciente Ley de Fomento de la Financiación Empresarial tiene como uno de los principales objetivos facilitar el acceso a la financiación de las PYMES, que permitan su funcionamiento, contribuyendo al crecimiento del tejido empresarial español. En este aspecto, Isabel Gallego Murcia, letrada de IURE Emprendedores & Business indica: “el principal obstáculo que tienen los jóvenes emprendedores, PYMES y microempresas para desarrollar su actividad y crecer de forma sostenible, es el acceso a la financiación. En la mayoría de los casos esto ocurre por falta de información y conocimiento, debido a que están volcados de lleno en su proyecto, por lo que no pueden profundizar en determinados aspectos que contemplan los productos bancarios como líneas de crédito, préstamos, etc. o de financiación alternativa: Private Equity, Venture Capital, Crowdfunding, Crowdlending, entre otros”.
Los cambios en la nueva Ley afectan a diferentes opciones de financiación, por lo que los empresarios deben conocer, de forma exhaustiva cuales son sus obligaciones, los riesgos inherentes a cada producto, las ventajas con respecto a otros, requisitos para su solicitud, su posible renegociación y aplazamientos, entre múltiples gestiones y documentos que se deben realizar. “De ahí, la importancia de contar con un eficaz asesoramiento, como medida preventiva ante posibles acciones futuras que puedan hacer peligrar la continuidad del proyecto” matiza Gallego Murcia.
Por lo que respecta a los productos bancarios, una de las principales novedades que contempla la Ley de Financiación Empresarial, es que establece la obligación de comunicar con antelación, de al menos tres meses, y por escrito a las pequeñas y medianas empresas las restricciones a la financiación de la que venían gozando. De esta forma, podrán buscar métodos alternativos de financiación o ajustar su tesorería para evitar la paralización de la misma.
En este sentido también se reforma el régimen jurídico de las sociedades de garantía recíproca; en concreto, se reforma el funcionamiento del reaval prestado por la Compañía Española de Reafianciamiento el cual quedará activado al primer incumplimiento de la sociedad de garantía recíproca.
Por otro lado, uno de los aspectos más relevantes que introduce esta Ley es el referido a las plataformas de financiación participativa o crowdfunding. Dichas plataformas, que consisten en la participación masiva de inversores que financian con cantidades reducidas, pequeños proyectos de alto potencial, tienen a partir de ahora un Régimen Jurídico especifico por el que se reserva su actividad a entidades autorizadas, con el objetivo de salvaguardar la estabilidad económica y financiera; además, se aclaran las normas aplicables a los sujetos que utilicen esta vía de financiación.
“No obstante, como se advierte de la exposición de motivos de esta Ley, la utilización de esta vía de financiación resulta arriesgada en tanto que el promotor puede que no sea capaz de devolver o remunerar los fondos recibidos y además por el hecho de que la plataforma, en su papel de intermediador y si perjuicio de la diligencia que se debe exigir, no garantiza en ningún momento la solvencia o viabilidad del promotor”.  Concluye la letrada de IURE E&B.