ACNUR critica en el Congreso de DDHH del CGAE el porcentaje de refugiados que acoge España

MCH_SIRIA-REFUGIADOS.jpg

“No es que no hagamos lo que hace Alemania, es que no estamos haciendo prácticamente nada”, ha añadido Antonio Garrigues Walker

La representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en España. Francesca Friz-Prguda, ha criticado este miércoles “el triste porcentaje” de refugiados que acoge España en comparación tanto con la UE como con el resto del mundo y ha afirmado que el Gobierno debe hacer “drásticamente más” para asumir su parte de responsabilidad de proteger a quienes huyen.

Frig-Prguda se expresaba así durante la inauguración del III Congreso de Derechos Humanos de la Abogacía Española en Madrid, en un coloquio con la presidente de la Fundación Abogacía Española, Victoria Ortega; y el abogado y presidente de honor de España con Acnur, Antonio Garrigues Walker.

Según ha afirmado, en España hay una “implementación bajísima de los compromisos alcanzados” con la Unión Europea, con algo más de 800 personas acogidas de las cerca de 18.000 que debe recibir antes de septiembre de 2017 y “acoge a un triste porcentaje” de refugiados “pese a ser el único país de la UE que tiene frontera terrestre con África y contar con una sociedad muy acogedora”.

Precisamente, sobre esa frontera sur que Friz-Prguda ha visitado esta semana, ha recordado que el paso de Beni Enzar, en Melilla, “es una pieza clave” porque se trata del “punto de entrada número uno en España y la segunda ruta para los refugiados hacia Europa, una ruta que es más segura y regular”.

Sin embargo, no está abierto a todos los necesitados de protección, pues, conforme ha recordado, desde que se inauguró la oficina de asilo en marzo de 2015 no se ha recibido “ni una sola solicitud de persona de países subsaharianos”, área geográfica de la que procede el 25 por ciento de los refugiados que hay en todo el mundo.

“Hay una discriminación muy seria entre personas blancas o magrebíes que pueden pagarse el viaje y personas de raza negra que no tienen otra que saltar la valla”, ha dicho Friz-Prguda, para añadir que allí mismo se mantienen “y con justificaciones cada vez más absurdas, las devoluciones en caliente” a Marruecos de quienes son interceptados en el salto.

La representante de ACNUR en España se ha referido asimismo a la situación en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la Ciudad autónoma, que actualmente acoge a algo más de mil personas, la mitad de las cuales son refugiadas, aunque las instalaciones “están muy lejos de cumplir las directivas europeas” y “no es lugar para quienes huyen, ni mucho menos para los trescientos niños que viven allí”.

“No es que no hagamos lo que hace Alemania, es que no estamos haciendo prácticamente nada”, ha añadido Garrigues, para quien España, en lugar de evitar el efecto llamada, lo que debería hacer es buscarlo, porque tiene una “sociedad civil completamente dispuesta a afrontar este problema” y además es “prácticamente el único país de la UE donde no se da movimiento político abiertamente xenófobo”.

“Que nadie piense que vamos a un mundo mejor”, ha destacado Garrigues, antes de añadir que en todo caso, “este es un problema auténticamente tratable”. “La sociedad civil tiene que hacer un llamamiento urgente porque no es un tema del que podamos estar permanentemente hablando. Hay que pasar a los hechos”, ha sentenciado.

Durante el coloquio, la presidente de la Fundación Abogacía ha incidido en la perspectiva de la respuesta europea y la ha tildado de “bochornosa” en la que sus valores fundamentales “están despreciados totalmente2.

“Muchos seres humanos han perdido la vida por la obstinación de los países europeos de cerrar fronteras y no abrir vías legales y seguras (…) Si Europa no se respeta a sí misma, corres el riesgo de volver a caer en los totalitarismos”, ha finalizado.